Menú Cerrar

Cómo cambiar tu rutina de belleza en verano

Cabecera The Moisturizer - Cómo cambiar tu rutina de belleza en verano

¡Por fin llega el buen tiempo! Poco a poco, entre tormenta y tormenta empiezan a salir los primeros rayos de sol, no sé vosotros pero yo lo necesitaba. Ahora que llega el calor es como si me fuese reactivando, cada vez hay más planes, se pueden hacer más escapadas, empieza a oler a playa… ¿se me nota que soy de una ciudad de costa?

Con el verano también cambian las necesidades de nuestra piel, al fin y al cabo si no usas la misma ropa todo el año, tampoco vas a vestir a tu piel con lo mismo los 365 días del año, ¿no crees? Empieza a ser época de texturas más ligeras, de tener una buena bruma siempre a mano, y de cambiar los productos de cosmética del invierno por otros más adecuados para el verano.

Tenemos que cuidar de nuestra piel con el mismo mimo aunque haga más calorcito, que aunque no nieve ni nos corte el viento sigue teniendo sus necesidades. El verano es tiempo de hidratar mucho (no sólo bebiendo más agua) y de protegernos frente a la radiación, que empieza a ser cada vez más fuerte. 

Voy a intentar resumir este post en dos grandes bloques: productos que no debes usar en verano y productos que debes usar más durante el verano.

 

 

¿QUÉ PRODUCTOS DE COSMÉTICA NO DEBES USAR EN VERANO?

1. AHAs y BHA.

Muchos me contactáis pidiéndome consejo sobre cómo empezar a usar ácidos, un tema sobre el que ya compartí un post en su momento. 

El de los ácidos es un mundo que puede parecer complicado,  es fácil perderse entre láctico, glicólico, mandélico, málico, etc., pero seguro que en mi guía encuentras la información que necesitas sobre cuál es más adecuado para tu tipo de piel. Los ácidos que aplicamos directamente sobre la piel se dividen en dos grandes grupos: BHA (ácido salicílico) y AHAs (ácido glicólico, mandélico, málico, azelaico, y láctico, entre otros). Al usarlos aplicamos a nuestra piel una exfoliación química, retirando las células muertas que te dan un aspecto más apagado y así mejorando el tono y la textura de la piel. Si buscas darle a tu piel una buena dosis revitalizante son una maravilla. 

¿Y ahora que se acerca el calor? Pues siento decirte hay que dejar los ácidos bien guardados hasta el otoño. ¿Por qué? Porque los ácidos hacen que nuestra piel sea más fotosensible: la radiación solar le afecta más, por lo que si los usamos pueden salir manchitas, rojeces, irritaciones, etc. con muchísima más facilidad (sí, aunque uses protector solar). Además, al exfoliar la piel de forma tan eficaz, ésta queda mucho más desprotegida, por lo que el sol puede darse un festín con ella (sin necesidad).

Yo soy bastante conservador en este aspecto, creo que es mejor esperar y usar ácidos cuando no supongan un riesgo y mientras tanto usar otros productos que me ayuden a mantener la piel bien nutrida e hidratada. 

 

PODRÍAS SUSTITUIRLOS POR: puedes cambiar tu tónico con ácido glicólico por otro más hidratante, como el Pyunkang Yul Essence Toner, que puedes conseguir en Amazon. Los ácidos puedes sustituirlos por otros productos que te ayuden a mejorar el tono y la textura de la piel, como el The Ordinary Niacinamide 10% + Zinc 1%, que puedes conseguir en Amazon y en Mankind..

 

 

2. Vitamina C.

Igual que los ácidos, la vitamina C (ácido ascórbico) es uno de tus grandes aliados si tienes manchitas que quieras reducir. A mí, personalmente, me encanta usar el Vitamin C Suspension 23% + HA Spheres 2% de The Ordinary, del que os hablé en este post, pero ahora ha quedado bien guardado hasta que vuelvan los nubarrones. Hay infinidad de productos con vitamina C, pero dar con uno tan eficaz no es fácil.

La vitamina C es un antioxidante muy eficaz, especialmente para quienes tenemos piel mixta, grasa o seca. Ayuda a reequilibrar el tono y la textura de piel, pero quienes tengáis la piel sensible no debéis utilizarlo, ya que os puede irritar mucho. 

Durante el verano, le ocurre algo parecido a lo que sucede con los ácidos. Ya que la vitamina C hace una pequeña exfoliación sobre tu piel, si la usas cuando te vas a exponer a la radiación corres riesgo de que te salgan nuevas manchitas, dando así un paso atrás en el cuidado de tu piel. 

 

PODRÍAS SUSTITUIRLA POR: Si realmente necesitas usar algún producto con vitamina C durante el verano, deberás centrarte en aquellos que tengan concentraciones más bajas de ácido ascórbico para evitar exponerte a un riesgo innecesario. Una buena opción sería el The Ordinary Magnesium Ascorbyl Phosphate 10% en Druni, en Amazon y en Mankind.

 

 

3. Retinol.

El retinol (vitamina A) y sus derivados, como el The Ordinary Granactive Retinoid 2% Emulsion en Druni, en Amazon y en Mankind, son una solución estupenda para combatir el acné y reequilibrar tus niveles de aceite a la vez que ayudas a reducir las arrugas y líneas de expresión (ya que incrementa la producción de colágeno). Lleva usándose como producto para el cuidado de la piel desde 1943, y es uno de los ingredientes más estudiados y fiables. 

Aunque a día de hoy hay muchísimas formulaciones con retinol y retinoides, los productos más potentes son, a la vez, los que más debilitan la barrera de la piel (de la que ya te hablé en este otro post). 

Al usar retinol, la sensibilidad de tu piel a la radiación solar aumenta, así que durante el verano te expones a mayor riesgo al usarlo. Es cierto que el retinol debe usarse de noche, por lo que es fácil pensar que la mayor radiación no te va a afectar, pero debes tener en cuenta que sus efectos duran más tiempo, así que sí que te recomendaría dejar el retinol en la estantería hasta el otoño. 

 

PODRÍAS SUSTITUIRLO POR: Si quieres seguir usándolo, puedes centrarte en formulaciones con menor concentración de retinoides, para así reducir el riesgo de que te aparezcan manchitas, como es el The Ordinary Granactive Retinoid 2% Emulsion en Amazon y en Mankind, del que os hablé más arriba.

 

 

4. Hidroquinona.

La hidroquinona es un tratamiento muy eficaz y potente a la hora de eliminar manchas y aclarar el tono de piel, por lo que en invierno puede utilizarse en zonas localizadas. Quizás la recuerdes de los productos que no debes usar durante el embarazo. 

Este compuesto funciona de forma sencilla: reduce la cantidad de melanina que tu piel produce y así las manchas se van reduciendo. Esto tiene un gran inconveniente en verano: si produces menos melanina tu piel se verá más expuesta a la radiación y podrás quemarte con más facilidad (e incluso podrán salirte nuevas manchas). En general, si puedes, déjalo bien guardado y vuelve a usarlo cuando dejes de exponerte a la radiación fuerte del verano.

 

 

¿QUÉ PRODUCTOS DE COSMÉTICA DEBES USAR CON MÁS FRECUENCIA EN VERANO?

1. Protector solar.

Hay mucha gente que piensa que el protector solar es esa crema densa y espesa que te pones en la playa para parecer albino y ya. Pero no, el protector solar es el mejor aliado de tu piel para evitar arrugas, manchas y, aún más importante, melanoma y otros tipos de cáncer de piel.

La teoría la sabemos todos: hay que aplicar el protector solar antes de exponernos al sol para que sea eficaz. La realidad es que muchas veces tendemos a usarlo cuando ya estamos expuestos o inmediatamente antes. Sólo tenemos una piel, y el protector solar es la mejor manera de cuidarla.

Si quieres usar protector solar de forma eficaz tendrás que aplicarlo de nuevo. Sí, esto significa que tendrás que llevar contigo el protector solar y volvértelo a echar pasada una o dos horas desde la primera aplicación. Durante las dos primeras horas es cuando más eficacia pierde el protector solar, por lo que si lo vuelves a aplicar en ese intervalo estarás asegurándote de que tu piel está bien protegida frente a la radiación. Es más, si vas a pasar el día tostándote al sol, intenta volverlo a aplicar cada dos horas aproximadamente para evitar quemaduras, manchas y otros daños que te pueda causar el sol. 

Si buscas un buen protector solar, a mí me gusta mucho la línea Anthelios de La Roche Posay, que puedes conseguir en Amazon, en Druni, en Lookfantastic y en Arenal Perfumerías.

 

2. Crema hidratante.

Durante el verano nos deshidratamos más, y eso afecta mucho a tu piel. Piensa en ese día que pasas en la playa, haciendo senderismo, paseando por la ciudad o en la piscina. El agua se evapora a una velocidad increíble, así que conviene cuidar tu piel y rehidratarla cuanto sea necesario.

La hidratante te ayuda a mantener los niveles de agua y aceite de la superficie de tu piel, de forma que ésta permanezca elástica, firme y protegida. Durante el verano, al sudar más, perdemos mucha agua y nuestra piel se resiente. Es fácil sentir sequedad y tirantez, así que te sentará de maravilla volver a aplicarte tu hidratante y así dar a tu piel una dosis extra de agua. Y recuerda, bebe mucha agua para mantenerte todo lo hidratado que necesitas.

Si buscas una hidratante cómoda, ligera y refrescante te recomendaría la Klairs Supple Preparation All-Over Lotion, de la que te hablé en este post.

 

3. Bruma.

Las brumas en verano son de lo mejorcito. Imagina la escena: estás en el sofá, hace un calor insoportable y no quieres ni moverte, pero necesitas refrescarte. Coges tu bruma, te das un par de sprays y listo. 

Tener una buena bruma como esta de Hyggee a mano te ayudará a mantener tu piel bien hidratada y, además, te ayudará a reducir tu sensación de calor. 

¿Lo mejor de las brumas? Algunas incorporan ingredientes que le sientan a tu piel de maravilla, ayudándote a reducir el exceso de aceite (como la niacinamida) y a mejorar la hidratación (como el ácido hialurónico) para que te refresques a la vez que cuidas de tu piel.

 

 

¿Qué productos vas a echar más de menos durante el verano? ¿Has encontrado ya tu protector solar de cabecera ahora que se acerca el calor?

 

Si te ha gustado este post y quieres seguir leyendo sobre belleza, cosmética y cuidado de la piel te interesará leer estos:

 

¿Te ha gustado leer este artículo y quieres ayudarme a seguir con este proyecto? Puedes hacerlo de distintas formas, todas muy sencillas, según el grado de implicación que quieras:

1. Puedes seguirme en Facebook e Instagram para estar al tanto de todas mis novedades. Hay mucho contenido que publico exclusivamente en estas redes (especialmente en Instagram, donde publico swatches, primeras impresiones de productos, etc.) y que puede interesarte mucho.

2. Puedes darme likes, dejarme comentarios, compartir mis publicaciones, etc. Facebook e Instagram son redes sociales que exigen mucha interacción por parte de sus usuarios para no ser invisible, por lo que si te gusta mi contenido me vendría genial que interactuases con él.

3. Puedes publicar una foto en tus redes sociales etiquetándome y usando el hashtag #TMKingdom si te he ayudado para así poder llegar a más gente.

4. Puedes comprar a través de los links que encuentres en la web. A ti los productos no van a costar más, pero yo recibiré una pequeña comisión que me ayuda con los gastos. Este proyecto requiere un esfuerzo y una dedicación enormes, por lo que así me ayudarás a seguir ofreciendo contenido de la mayor calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer