Menú Cerrar

Crema hidratante: qué es y cómo funciona

Cabecera The Moisturizer - Crema hidratante: qué es y cómo funciona

The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

Vivimos en un mundo increíble. Estamos rodeados de maravillas técnicas y tecnológicas y la mayor parte del tiempo no somos conscientes de ello. Esa es una de las causas por las que me gusta compartir posts informativos en los que podáis aprender o recordar cómo funciona nuestra piel y los productos que aplicamos en ella. Hoy concretamente os quiero hablar de un producto básico y que todos tenemos asimilado que es importante (y que, sin embargo, con frecuencia no sabemos cómo funciona): la crema hidratante.

 

Concretamente, en este post voy a tratar los siguientes temas:

  • ¿Qué es una crema hidratante?
  • ¿Cómo funciona una crema hidratante? ¿Qué tipos de crema hidratante hay?

 

 

1. ¿QUÉ ES UNA CREMA HIDRATANTE?

Una crema hidratante es un producto cosmético pensado para ayudarte a mantener tu piel equilibrada. Como habrás oído cientos de veces, somos aproximadamente un 70% de agua. De este agua, la mayor parte se encuentra en el interior de nuestras células, y eso incluye a la piel.

Además, como recordarás de mi post sobre 3 cosas que no sabes sobre tu piel, la capa externa de nuestra piel la conforma una barrera hidrolipídica, una emulsión de agua y aceite que se encarga de protegernos de todos los agentes externos. Nuestra piel pierde agua normalmente, es lo que se conoce como pérdida transepidérmica de agua (lo que nosotros llamamos habitualmente evaporación). No nos damos cuenta de cuándo se produce, pero se da a diario sin que podamos controlarlo. Generalmente, empezamos a ser conscientes de que perdemos agua (por ejemplo, sintiendo sed) cuando la pérdida ya es bastante importante y nuestro cuerpo comienza a sentir un desequilibrio. Pero, ¿y si la barrera de la piel se encuentra dañada? Con más frecuencia de la que creemos, nuestra barrera de la piel se desequilibra (por utilizar limpiadores muy agresivos, por abusar de la exfoliación, por no hidratarla adecuadamente, etc.), y esto ocasiona que esa pérdida transepidérmica de agua sea aun mayor.

La crema hidratante cumple una función básica: nos ayuda a mantener el agua en el interior de nuestra piel. De esta forma, ya sea evitando que se evapore o aportando agua adicional, nuestra piel permanecerá hidratada, sana y equilibrada. Parece sencillo, pero no es fácil conseguir que el agua permanezca en nuestra piel, aunque en este post vas a averiguar cómo se hace.

Por supuesto, la hidratante no te va a salvar, sólo por utilizarla no vas a tener una piel perfecta de forma instantánea. Como te he dicho en otras ocasiones, es fundamental cuidar bien de nuestra piel, manteniéndola limpia, nutrida e hidratada. Entiendo que hacer una rutina de belleza de 10 pasos (como la coreana) no es una solución práctica para el día a día, pero cualquier rutina básica de belleza debería incluir siempre limpiador, hidratante y protector solar. A la hora de cuidar de nuestro cuerpo no existen milagros, pero la constancia es clave para conseguir resultados eficaces. No puedes pretender utilizar una hidratante tres días antes de un evento y que tu piel esté radiante. Sin embargo, si la usas a diario y atiendes a las necesidades de tu piel, tendrá un aspecto mucho más sano.

Otro aspecto básico a recordar a la hora de mantenernos hidratados es que debemos beber suficiente agua. Estamos hartos de leer que debemos beber al menos dos litros de agua al día, pero a la hora de la verdad la mayoría no alcanzamos esa cantidad. Bebiendo agua no vas a hidratar tu piel directamente, pero si no lo haces tu cuerpo va a priorizar infinidad de procesos antes que mantener un aspecto saludable.

 

 

2. ¿CÓMO FUNCIONA UNA CREMA HIDRATANTE? ¿QUÉ TIPOS DE CREMA HIDRATANTE HAY?

Como mencionaba en el anterior apartado, tu hidratante puede funcionar de tres formas básicas: evitando que el agua se evapore (oclusivos), aportando y reteniendo agua a la piel (humectantes) y rellenando los huecos entre las células (emolientes).

 

  • OCLUSIVOS:

Son los productos que evitan que el agua se evapore para así mantener la hidratación, y funcionan aportando lo que se conoce como hidratación pasiva. Estas sustancias crean una película en la superficie de la piel que actúa como barrera adicional, sellándola para evitar que el agua salga. Son sustancias con un aceite como base, tales como la parafina, petrolatum, la cera de abejas o el aceite de avellanas. Utilizar productos con estas sustancias es ideal si vives en un clima frío (ya que en uno cálido es más difícil que se absorban y pueden resultarte incómodas). Las hidratates que actúan a base de oclusivos son ideales para piel madura o muy deshidratada.

 

  • HUMECTANTES:

Estos son productos que nos ayudan a aportar agua, se encargan de captar agua y atraerla hacia el interior de la piel o retenerla en la superficie para que se evapore esta. Entre los primeros encontramos a la glicerina, que además crea una película sobre la piel, por lo que actúa a la vez como humectante y como oclusivo. Entre los del segundo grupo, los que retienen agua en la superficie de la piel (conocidos como captadores de agua), nos encontramos la urea, el ácido hialurónico y el pantenol. Las cremas humectantes funcionan de maravilla sobre todos los tipos de piel, incluidas aquellas más grasas o con tendencia acneica y son cómodas en todos los tipos de climas, por lo que son mis preferidas.

 

  • EMOLIENTES:

Por último, algunas cremas incorporan emolientes, sustancias (generalmente de base oleosa) que rellenan los huecos entre nuestras células cuando hay una especial falta de aceite. Este tipo de cremas, que incorporan dimeticona, cetyl alcohol, lanolina  o escualano (entre otros posibles emolientes), funcionan mejor en las pieles muy secas, aunque como no es mi caso prefiero utilizar los otros tipos de hidratantes.

 

¿Y si tu piel se encuentra dañada? Puede ser que tus niveles de ceramidas se encuentren bajos por algún motivo, por lo que actualmente cada vez son más las cremas hidratantes que las incorporan entre sus ingredientes. Las ceramidas, que son un híbrido entre humectante y oclusivo, son el pegamento que une las células de la piel, por lo que al aplicarlas podemos reparar nuestra piel para que ésta se reequilibre y vuelva a retener la hidratación de forma adecuada. Las cremas con ceramidas son ideales para quienes tienen la piel normal o ligeramente deshidratada.

 

Por último, además de estos tipos que te he mencionado podríamos diferenciar un quinto conjunto de sustancias, que son aquellas que, en principio, se unen al agua de nuestra piel para evitar que esta se evapore. Digo en principio porque su eficacia es más bien cuestionable a la hora de mantener nuestra piel efectivamente hidratada, y entre ellos encontramos el colágeno. Como bien sabes, el colágeno es el encargado de mantener nuestra piel elástica y flexible, y sus niveles van disminuyendo con el paso de los años. A día de hoy, muchos productos te venden que vas a conseguir una piel más joven gracias a que incorporan colágeno en su composición. La realidad es que si no se aplica inyectado en las capas más profundas de la piel, el colágeno no te aportará gran cosa.

 

Como puedes ver, son muchos los tipos de crema hidratante, por lo que antes o después podrás encontrar la tuya. Espero que esta guía te haya servido para saber cuál es el tipo de hidratante que mejor se ajusta a tu tipo de piel y tus necesidades. En cualquier caso, si tienes cualquier pregunta no dudes en dejarme un comentario y te responderé lo antes posible.

 

Si te ha gustado este post y quieres seguir aprendiendo sobre tu piel y cómo cuidarla te interesará echar un vistazo a estos:

 

COMPÁRTELO:
The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¿Te ha gustado mucho este artículo y quieres que escriba más?

●  Sígueme y compártelo en FacebookInstagram y Pinterest, así ayudaré a más gente a cuidar mejor de su piel.

●  Comenta y da likes a mis publicaciones en redes sociales para dar más visibilidad a mi trabajo.

●  Si quieres comprar algún producto que he recomendado, usa los enlaces que encuentras en cada artículo. A ti te costará lo mismo, pero yo recibiré una pequeña comisión (aprox. 5%) que me ayuda a seguir con este blog.

The Moisturizer - Quién soy

Soy Nacho, un apasionado de la cosmética. Me encanta aprender y compartir lo que sé sobre el cuidado de la piel y leo artículos científicos para que tú no tengas que hacerlo. Quiero romper estereotipos porque creo que la cosmética no tiene género: la piel es piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer