Menú Cerrar

Vitamina C: Beneficios para la piel

Cabecera The Moisturizer - Vitamina C: Beneficios para la piel

¡Hola! ¿Qué tal? Hoy os traigo un post que me apetecía mucho compartir y por el que me habéis preguntado mucho. Tenía muchas ganas de hablar en profundidad de vitamina C, y ahora que ha llegado el otoño es el momento ideal para conocerla un poquito mejor y ver cómo puede ayudarte a mejorar tu piel.

 

Los temas de los que voy a hablar en este post son los siguientes:

1. ¿Qué es la vitamina C? Tipos de vitamina C.

2. ¿Cuándo es mejor usar vitamina C?

3. ¿Qué ingredientes son incompatibles con la vitamina C?

4. ¿Cómo elegir el mejor producto con vitamina C?

 

 

1. ¿QUÉ ES LA VITAMINA C? TIPOS DE VITAMINA C.

Si leíste mi guía sobre ácidos en cosmética recordarás que ya hablé un poquito acerca de la vitamina C y sus propiedades, pero en este post quiero hablar en profundidad sobre cómo puede ayudarte a conseguir un aspecto radiante si la incorporas a tus rutinas de belleza.

La vitamina C (con un pKa de 4.7), es un ácido con cada vez más popularidad en cosmética por sus propiedades antioxidantes, que nos ayudan a reequilibrar el tono de la piel, reduciendo manchas, mejorando luminosidad e hidratación y ayudando a nuestra piel a permanecer joven. Los antioxidantes, como ya he comentado en alguna otra ocasión, se dan de forma natural en nuestra piel, y la protegen frente a los radicales libres que facilitan la aparición de arrugas y líneas de expresión. Con el paso del tiempo, la concentración de antioxidantes en nuestra piel va disminuyendo, por lo que no está de más darle a nuestra piel una ayudita.

En general, cuando hablamos de vitamina C nos referimos a ácido ascórbico o ácido L-ascórbico (son lo mismo). El ácido ascórbico es la forma más estudiada de vitamina C en cosmética, y cuando se formula correctamente (es un ingrediente muy inestable), aporta unos resultados increíbles a la hora de mejorar el tono, reducir los signos de la edad (mejora la producción de colágeno, la proteína encargada de mantener nuestra piel firme y elástica) y protegernos frente a la polución y los demás agentes externos que a diario tratan de dañar nuestra piel.

Sin embargo, hay otras muchas formas de vitamina C disponibles en cosmética, tales como sodium ascorbyl phosphate, magnesium ascorbyl phosphate, ascorbyl palmitate, retinyl ascorbate, tetrahexyldecyl ascorbate, ascorbyl glucoside y 3-O ethyl ascorbic acid. Todos estos ingredientes son una adición estupenda a cualquier producto de belleza (insisto, si está bien formulado), pero si lo que buscas es conseguir el resultado más eficaz, el ácido ascórbico es tu mejor aliado.

Podemos dividir las propiedades de la vitamina C en cosmética en dos grandes grupos. Por una parte, la vitamina C siempre nos va a aportar una buena dosis de antioxidantes, que son el mejor complemento para tu protector solar (aunque nunca lo podrán sustituir). Además, los productos con una mayor concentración de ácido ascórbico también actúan como exfoliantes, retirando la capa superficial de células muertas de la epidermis, aportando luminosidad y reduciendo manchas.

 

 

2. ¿CUÁNDO ES MEJOR USAR VITAMINA C?

Esta es, quizás, una de las preguntas que más recibo acerca de este ingrediente. ¿Es mejor utilizarla por la mañana o por la noche? ¿Puedo exponerme al sol después de usarla? ¿Puedo usarla durante todo el año? 

En primer lugar, vamos a ver si es mejor utilizar vitamina C en tus rutinas de mañana o de noche. La respuesta no es fácil, ya que todo depende del producto que utilices, la forma de vitamina C que incluya y su concentración. La vitamina C no es un producto fotosensibilizante, por lo que su simple uso no provoca daños al exponer la piel a la radiación solar. Sin embargo, los productos con concentraciones muy altas de ácido ascórbico y un pH bajo actúan como exfoliantes, por lo que al utilizarlos sí que conviene evitar la inmediata exposición al sol. Ya sabes que en todas tus rutinas de mañana debes incorporar un buen protector solar, pero su uso es aún más importante cuando utilices ácidos (y esto incluye a la vitamina C). 

A la hora de empezar a utilizar productos con vitamina C en nuestras rutinas de belleza es mejor empezar con concentraciones más bajas (como el The Ordinary Magnesium Ascorbyl Phosphate 10%, que puedes encontrar en Druni, en Amazon, en Lookfantastic y en Mankind.) e ir incrementándola progresivamente para que la piel se acostumbre a su uso y evitar irritaciones y otras reacciones indeseadas. Yo utilizo los productos con concentraciones más elevadas de ácido ascórbico siempre en mis rutinas de noche, ya que así evitamos exponernos al sol inmediatamente y que nos puedan aparecer manchas como consecuencia de esa exfoliación de la que hablé antes (al mejorar la renovación celular y quedar expuesta una capa más nueva de células en la epidermis), que puede dejar a nuestra piel más vulnerable frente a la radiación. Los productos con concentraciones más bajas pueden utilizarse indistintamente en tus rutinas de mañana o de noche, pero en cualquier caso siempre que los uses por las mañanas debes utilizar protector solar (y, por supuesto, reaplicarlo).

Si vas a empezar a incorporar vitamina C a tus rutinas de belleza es mejor hacerlo poco a poco (especialmente cuando uses productos con una concentración muy elevada), primero dos o tres veces por semana y después aumentando la frecuencia si ves que tu piel reacciona bien.

¿Y puedes seguir utilizando vitamina C en tus rutinas de belleza de verano? Pues, de nuevo, depende del producto que quieras utilizar. En verano los niveles de radiación ultravioleta aumentan, por lo que nuestra piel se expone a mayores daños. Yo prefiero pasar a utilizar productos con una concentración más baja o derivados distintos del ácido ascórbico puro. Aunque, como mencioné antes, la vitamina C no es fotosensibilizante, es mejor centrarnos en utilizar otros tipos de antioxidantes durante el verano para así evitar dañar nuestra piel.

Me gustaría terminar este apartado haciendo una breve mención a qué tipos de piel son los que más se pueden beneficiar de la vitamina C. En general, funciona mejor sobre las pieles grasas, mixtas y secas. Sin embargo, los productos que contienen una cantidad elevada de ácido ascórbico no son recomendables para quienes tienen la piel sensible, ya que puede ocasionar irritación.

 

 

3. ¿QUÉ INGREDIENTES SON INCOMPATIBLES CON LA VITAMINA C?

A veces, cuando detectamos algo que queremos cambiar en nuestra piel pensamos que la mejor solución es atacarlo desde todos los frentes posibles, pero a la hora de cuidar de la piel lo más importante es la constancia. No conviene empezar a incorporar activos potentes indiscriminadamente a nuestras rutinas de belleza, ya que así es muy fácil que se desestabilice y aparezcan irritaciones, manchas, etc. 

Como recordarás, no debes utilizar varios ácidos en la misma rutina de belleza para evitar reacciones negativas de tu piel. Por tanto, si quieres empezar a utilizar ácido glicólico, ácido azelaico o ácido salicílico (entre otros muchos) tendrás que ver cuál es mejor para los resultados que buscas e ir poco a poco. El ácido hialurónico es una excepción, ya que lo puedes usar junto a la vitamina C sin problema, son perfectamente compatibles, ya que no es un ácido propiamente dicho.

He recibido muchas dudas acerca del uso de niacinamida y vitamina C en la misma rutina de belleza. En general, hay una creencia generalizada de que los dos ingredientes son incompatibles, aunque no hay evidencia que respalde esa suposición. La idea detrás de esa creencia consiste en que la vitamina C crea un entorno ácido en que la niacinamida puede transformarse en ácido nicotínico y posiblemente irritar la piel. Sin embargo, para que esto ocurriera debería exponerse la niacinamida a una temperatura muy elevada durante un período de tiempo muy prolongado (algo que, realmente, no ocurre). En resumen: sí que puedes utilizar niacinamida y vitamina C en la misma rutina.

Quiero terminar este apartado mencionando ciertos ingredientes que no son incompatibles con la vitamina C, sino que mejoran su eficacia. Entre ellos encontramos la vitamina E (que normalmente aparece entre los ingredientes como tocopherol), que actúa como antioxidante. Cuando se utilizan juntas vitamina C y E, potencian mutuamente sus resultados, por lo que no está de más incorporar a tu rutina de belleza un producto como este Klairs Freshly Juiced Vitamin E Mask, que puedes conseguir en Amazon, en Mankind y en Wishtrend. . Lo mismo sucede con el resveratrol y el ácido ferúlico, que al combinarse con la vitamina C aportan un resultado aún mejor. Si quieres, puedes probar a combinar tu serum de vitamina C con el The Ordinary Resveratrol 3% + Ferulic Acid 3%, que puedes conseguir en Amazon, en Druni, en Lookfantastic y en Mankind. 

 

 

4. ¿CÓMO ELEGIR EL MEJOR PRODUCTO CON VITAMINA C?

A la hora de empezar a utilizar vitamina C en nuestras rutinas de belleza hay ciertos factores que debemos tener en cuenta. El primero es si ya hemos usado vitamina C anteriormente o si es nuestra primera incursión. Como mencioné anteriormente, si es la primera vez que utilizas vitamina C es mejor que empieces con productos con una concentración más baja y, una vez veas que tu piel reacciona bien, continúes con otros productos más potentes.

En general, para que un producto con vitamina C sea eficaz y mantenga sus propiedades debe cumplir ciertos requisitos:

  • En primer lugar, el envase debe proteger al producto de la luz del sol. La vitamina C es fotosensible, por lo que la radiación ultravioleta puede terminar oxidándola (esto no significa que debas dejar de utilizar el producto salvo que el color sea excesivamente oscuro o que empiece a irritarte). Además, el producto debe estar protegido del aire. Recuerda guardar el producto en un lugar fresco, seco y donde no reciba luz directa del sol para que dure más y no se oxide antes de lo que debe. 
  • La concentración ideal de los productos con vitamina C es de un 15-20%, ya que es la proporción más adecuada para que el ácido ascórbico se absorba correctamente y nos aporte todos sus beneficios.
  • El mejor pH para un producto con vitamina C oscila entre el 2.5 y el 3.5. En ese intervalo, el producto tiene la acidez adecuada para aportarnos los resultados que buscamos sin ser demasiado ácido (si el pH fuese inferior a 2.5 el producto podría ocasionarnos irritaciones). Si quieres que tu serum de vitamina C te aporte todos sus beneficios es mejor que lo utilices inmediatamente después de lavarte la cara y que esperes unos 15 minutos antes de continuar con el resto de tu rutina de belleza, ya que así podrá actuar adecuadamente antes de que vuelvas a llevar el pH de tu piel a sus niveles normales (entre 4.5 y 5.9).
  • Los productos con base agua funcionan mejor que aquellos que están formulados utilizando como base aceite. 

 

En general, los productos con vitamina C tienen una vida útil muy corta. Ya que se trata de formulaciones inestables, una vez empiezas a utilizarlos se oxidan y degradan rápidamente, así que evita comprarlos si no vas a usarlos inmediatamente.

 

 

Espero que con esta guía hayas aprendido un poquito sobre vitamina C y todos los beneficios que te puede aportar (si eliges el producto adecuado y la usas correctamente). En cualquier caso, si tienes alguna pregunta no dudes en dejarme un comentario y te responderé lo antes posible.

 

Si te ha gustado este post y quieres seguir aprendiendo sobre belleza, cosmética y cuidado de la piel echa un vistazo a estos otros:

 

¿Te ha gustado leer este artículo y quieres ayudarme a seguir con este proyecto? Puedes hacerlo de distintas formas, todas muy sencillas, según el grado de implicación que quieras:

1. Puedes seguirme en Facebook e Instagram para estar al tanto de todas mis novedades. Hay mucho contenido que publico exclusivamente en estas redes (especialmente en Instagram, donde publico swatches, primeras impresiones de productos, etc.) y que puede interesarte mucho.

2. Puedes darme likes, dejarme comentarios, compartir mis publicaciones, etc. Facebook e Instagram son redes sociales que exigen mucha interacción por parte de sus usuarios para no ser invisible, por lo que si te gusta mi contenido me vendría genial que interactuases con él.

3. Puedes publicar una foto en tus redes sociales etiquetándome y usando el hashtag #TMKingdom si te he ayudado para así poder llegar a más gente.

4. Puedes comprar a través de los links que encuentres en la web. A ti los productos no van a costar más, pero yo recibiré una pequeña comisión que me ayuda con los gastos. Este proyecto requiere un esfuerzo y una dedicación enormes, por lo que así me ayudarás a seguir ofreciendo contenido de la mayor calidad.

2 Comentarios

    • The Moisturizer

      ¡Hola Marcela!

      Pues todavía no lo he podido probar, aunque le tengo muchas ganas. Pronto compartiré una comparativa de distintos serums de vitamina C y en cuanto pruebe este os lo haré saber.

      Muchas gracias por tu apoyo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer