Menú Cerrar

Cómo leer las etiquetas de los cosméticos

Cabecera The Moisturizer - Cómo leer las etiquetas de los cosméticos

The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¡Hola! Hace unas semanas compartí un artículo en el que os hablaba acerca del listado de ingredientes y toda la información que podemos encontrar en él. Hoy quiero ir un poquito más allá y hablaros acerca del etiquetado de los cosméticos y por qué es importante saber los requisitos que debe cumplir.

Aunque estamos acostumbrados a ver cosméticos a diario, no siempre nos fijamos en toda la información disponible en su etiqueta y envase, pero es clave a la hora de entender qué nos puede aportar y las características del producto. Después de leer este artículo sabrás identificar toda la información disponible en las etiquetas ¡así que sigue leyendo si quieres conocer mejor tus cosméticos!

En concreto, los temas que puedes encontrar en este artículo son los siguientes:

 .

 

1. ¿QUIÉN REGULA EL ETIQUETADO DE LOS COSMÉTICOS?

En la Unión Europea, la norma básica que regula los cosméticos es el Reglamento 1223/2009 del Parlamento Europeo y el Consejo. En su artículo 19, este Reglamento recoge una serie de elementos básicos que deben incluir las etiquetas de todos los cosméticos que se comercialicen en la Unión Europea:

  • Nombre y dirección de la persona responsable.
    Aunque esta información pueda parecer obvia (o incluso innecesaria), es fundamental en caso de que observemos alguna reacción indeseada al utilizar un producto, ya que debemos poder notificar a dicho responsable de manera sencilla. Esto es muy importante, ya que cuando tenemos problemas con un producto debemos ser capaces de dirigirnos a alguien y que nos indique qué debemos hacer e incluso que se encargue de notificar a los demás compradores en caso de que determinado lote de productos sea defectuoso.
  • País de origen, en caso de tratarse de un cosmético importado.
  • Contenido nominal en peso (normalmente gramos) o volumen (habitualmente mililitros), excepto en los productos que se vendan por unidades.
  • Fecha de duración mínima o, en caso de productos con una vida útil superior a los 30 meses, símbolo PAO (puedes leer más sobre el tema en este otro artículo).
  • Precauciones que deban tomarse al utilizar el producto.
  • Número de lote o referencia.
  • Función del producto (en caso de que no sea evidente).
  • Listado de ingredientes (hace poco hablé sobre este tema en detalle en esta guía básica).

 

Aunque parece sencillo, no es fácil ceñirse a todas las normas y requisitos para que el etiquetado de los cosméticos se ajuste perfectamente a la legalidad. Por ejemplo, ¿y si no se puede incluir toda esta información en el producto por alguna circunstancia (como puede ser su pequeño tamaño)? En estos casos se permite que se recoja en una etiqueta o banda adjunta al producto, de forma que puedas disponer de todos estos datos. 

¿Y en qué idioma debe incluirse toda la información que he mencionado? Cada país lo desarrolla siguiendo sus propios criterios. En el caso de España, los datos del producto deben incluirse en español, aunque hay ciertos aspectos que pueden aportarse en inglés o francés (a pesar de esto, las autoridades pueden solicitar que se facilite dicha información en español).

Como puedes ver, la información básica disponible en el etiquetado de los cosméticos resulta fundamental a la hora de poder identificarlos, saber qué nos pueden aportar y si realmente se ajustan a lo que buscamos. Sin embargo, con frecuencia podemos encontrar otros símbolos y datos que nos ayudan a completar esa información básica, algo de lo que voy a hablar un poquito más adelante.

Quiero enfatizar un aspecto clave en cuanto al etiquetado de los cosméticos, y es que puede ocurrir que encuentres productos que no cumplen con estos requisitos, especialmente cuando se trata de productos vendidos en mercados alternativos (como ferias medievales, mercadillos artesanales, etc.). Es importante que seamos conscientes de que, si un producto no cumple con la normativa es porque se están cometiendo irregularidades, de forma que no existe control sobre el producto y, en caso de que haya una reacción indeseada o cualquier tipo de problema, no podremos tener ningún tipo de garantía.

Este artículo no es (ni pretende ser) un análisis exhaustivo sobre la regulación en materia cosméticos, pero creo que es importante aportaros unas pinceladas para que sepáis qué información es la mínima de la que debéis disponer. En relación a esto, es interesante mencionar que, para velar por nuestra protección en relación a los cosméticos, en 2018 se crearon en España la Red de Alerta Nacional de Productos Cosméticos y el Sistema Español de Cosmetovigilancia, una estructura coordinada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que se encarga de evaluar las notificaciones sobre efectos no deseados ante el uso normal de cosméticos. ¿Por qué necesitas saber esto? Porque en caso de detectar algún tipo de efecto indeseado al usar un cosmético puedes notificar directamente a estas autoridades directamente a través de este formulario. Como dije antes, en todo momento podemos contactar directamente con el fabricante o con la propia AEMPS si observamos problemas con un cosmético y ellos se encargarán de canalizar nuestra notificación, de manera que se investigue el caso y se averigüe si nuestro problema es algo aislado, si un lote de productos es defectuoso o incluso si un cosmético debería ser retirado porque produce los mismos efectos secundarios de forma repetida.

Como puedes ver, el etiquetado de los cosméticos tiene un papel fundamental a la hora de aportarnos la información más elemental sobre el producto pero también para que los consumidores estemos protegidos. Ahora que ya sabes los datos mínimos que debes encontrar en la etiqueta, ¡vamos a ver en más detalle cada uno de sus elementos!

 .

 

2. LA IMPORTANCIA DEL LISTADO DE INGREDIENTES.

Si te gusta la cosmética y aprender sobre lo que cada producto te puede aportar, el listado de ingredientes es probablemente uno de los primeros aspectos en los que te fijas antes de comprar un producto. Es un elemento común a todos los cosméticos (como he mencionado en el apartado anterior) y nos aporta mucha información interesante acerca del producto, pero hay que saber entenderlo. Recientemente publiqué una guía básica sobre el listado de ingredientes (INCI), en la que hablo en más detalle acerca de este tema. 

Considero que saber interpretar el listado de ingredientes de un cosmético es básico a la hora de saber lo que te puede aportar, si es para ti o qué tal puede ser en comparación con otro producto. Hay ciertos elementos comunes a todos los listados de ingredientes y que te permitirán leerlos correctamente: los ingredientes se ordenan en función de su concentración (de mayor a menor), excepto aquellos con una concentración igual o inferior al 1%; los derivados vegetales se hacen constar con su nombre en latín (el resto de ingredientes suelen aparecer en inglés o francés); si se incluyen nanomateriales debe indicarse expresamente, etc. 

Por supuesto, aunque el listado de ingredientes nos puede aportar mucha información básica acerca de un producto (por ejemplo, podemos descartar aquellos con ingredientes a los que seamos alérgicos o que prefiramos evitar), hay que tener en cuenta que no es el único elemento en que nos debemos fijar a la hora de elegir un cosmético que se adapte a nuestras necesidades y gustos. Al fin y al cabo, hay muchos aspectos del producto que no constan en el listado de ingredientes, como son la fórmula final, la textura, el olor o incluso la proporción concreta de cada ingrediente. 

Como mencioné antes, aunque el listado de ingredientes sea uno de los grandes protagonistas del etiquetado de los cosméticos, hay otros símbolos que nos pueden ayudar a entender sus características, ¡vamos a verlos!

 .

 

3. ¿QUÉ SÍMBOLOS PODEMOS ENCONTRAR EN LAS ETIQUETAS DE LOS COSMÉTICOS?

Contenido nominal.

The Moisturizer - Símbolo contenido nominal

Este símbolo, que podemos identificar porque se asemeja a la letra “e”, nos indica la cantidad de producto contenida en el envase en unidades de masa (gramos) o de volumen (mililitros) en el momento de su fabricación (ya que algunos productos pueden degradarse con el paso del tiempo, de forma que una parte de su contenido se pierda).

No es imprescindible incluir el contenido nominal en productos de menos de 5g o 5ml, aquellos de un solo uso y muestras. Si el producto se comercializa por unidades, deberá indicarse cuántas contiene el envase.

 

Fecha de duración mínima.

The Moisturizer - Símbolo fecha de duración mínima

Este símbolo, consistente en un reloj de arena, nos indica la fecha hasta la que se garantiza la estabilidad y seguridad de un cosmético, lo que habitualmente conocemos como fecha de caducidad. Si esa fecha de duración mínima es superior a 30 meses no será necesario indicarla expresamente, sino que se podrá utilizar el símbolo PAO, del que hablaré a continuación.

 

PAO (Period after opening o Periodo una vez abierto).

The Moisturizer - Símbolo PAO

Este símbolo, del que hablé en mayor detalle en mi artículo sobre la caducidad de los cosméticos, lo podemos identificar por su forma de envase abierto con un número. Ese número hace referencia al número de meses que se garantiza la estabilidad y seguridad del producto tras su apertura (por supuesto, siempre y cuando se utilice y conserve de manera adecuada).

 

Precauciones de uso.

The Moisturizer - Símbolo precauciones de uso

Este símbolo, que no siempre aparece en nuestros cosméticos, nos avisa de la presencia de algún ingrediente que requiera de especial cuidado. Habitualmente, cuando encontremos este símbolo vendrá acompañado de indicaciones concretas acerca del uso del producto.

 

Información adicional.

The Moisturizer - Símbolo información adicional

Este es un símbolo con una función muy parecida al anterior, aunque no se refiere estrictamente a aspectos con los que tengamos que tener especial cuidado para garantizar nuestra seguridad, sino que puede servir para aportarnos datos de interés que nos pueda convenir saber a la hora de utilizar un producto.

 

Punto verde.

The Moisturizer - Símbolo punto verde

Seguro que has visto este símbolo en más de una ocasión. Formado por dos flechas, nos indica que el envase es reciclable, un aspecto sobre el que la Unión Europea pone especial énfasis a fin de ayudar a conservar el medio ambiente.

 

Material del envase.

The Moisturizer - Símbolo material envase

Un símbolo que no siempre aparece en nuestros cosméticos pero que nos ayuda a saber más acerca de su reciclaje es el que conforman las tres flechas de Möbius (un símbolo clásico del reciclaje) con un número en su interior, que hace referencia a los distintos materiales (1 para PET o polietileno terftalato; 2 para HDPE o polietileno de alta densidad; 3 para V o PVC, vinílicos o cloruro de polivinilo; 5 para PP o polipropileno; 6 para PS o poliestireno y 7 para otros plásticos).

 

Factor de protección solar (SPF).

The Moisturizer - Símbolo SPF

Todos los protectores solares deben indicar de forma clara y expresa su capacidad de protegernos frente a la radiación ultravioleta. En concreto, el SPF hace referencia a cómo nos protegen frente a la radiación UVB (puedes leer más sobre el tema en este otro artículo). Además de esto, se indica si la protección aportada por el producto es baja, media, alta o muy alta.

 

Símbolo UVA.

The Moisturizer - Símbolo UVA

Este símbolo nos permite saber que un protector solar también nos protege frente a la radiación UVA, cubriendo así las “carencias” del SPF. Además de esto, cada vez encontramos con mayor frecuencia productos que utilizan otros sistemas (como el PA, del que hablo en detalle en este artículo) para expresar claramente su capacidad de protección frente a este tipo de radiación.

 

Otros símbolos que puedes encontrar.

The Moisturizer - Símbolo sin gluten

Además de los que he mencionado anteriormente, hay otros símbolos que aparecen habitualmente en nuestros cosméticos y que hacen referencia a otros aspectos que pueden ser de interés. Algunos de estos símbolos nos indican que se trata de un producto vegano u orgánico (aunque no existe todavía ningún tipo de regulación específica sobre el tema, hay ciertas asociaciones como ECOCERT que avalan en cierto modo que se lleven a cabo determinadas prácticas), si se trata de un cosmético cruelty free (habitualmente representado con un conejito y que se utiliza como herramienta de marketing para indicar que un cosmético no ha sido testado en animales, un tema sobre el que hablo en detalle en este otro artículo), etc.

 

Como puedes ver, son muchos los símbolos que aparecen en las etiquetas de los cosméticos, y eso partiendo de la base de que no existe una armonización sobre una buena parte de ellos (lo que hace que podamos encontrar referencias al mismo aspecto de maneras distintas en función de la estética de cada marca). En cualquier caso, con este artículo espero haberte ayudado a conocer un poquito mejor tus cosméticos.

 

Si te ha gustado este artículo y quieres seguir aprendiendo a cuidar mejor de tu piel, seguro que te interesa leer estos otros:

¿Quieres aprender a cuidar mejor de tu piel? Puedes ver un índice con todos mis artículos informativos aquí

 

COMPÁRTELO:
The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¿Te ha gustado este artículo?

●  Sígueme en Instagram, Facebook, Tik Tok y Pinterest.

●  Comparte, comenta y da likes a mis publicaciones en redes sociales.

●  Compra a través de mis enlaces para ayudarme a seguir con este blog.

The Moisturizer

Soy Nacho, un apasionado de la cosmética. Me encanta aprender y compartir lo que sé sobre el cuidado de la piel y leo artículos científicos para que tú no tengas que hacerlo. Quiero romper estereotipos porque creo que la cosmética no tiene género: la piel es piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer