Menú Cerrar

Cómo empezar a usar ácidos exfoliantes

Cabecera The Moisturizer - Cómo empezar a usar ácidos exfoliantes

The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¡Hola! Hacía ya tiempo que no os hablaba de ácidos exfoliantes, y ya que se acerca el invierno y, por tanto, vamos a estar menos expuestos a la radiación ultravioleta (aunque el protector solar sigue siendo imprescindible), comienza la temporada de ácidos. En su momento compartí una guía sobre ácidos exfoliantes muy detallada en la que explico todo lo que necesitas saber sobre cada uno de estos ingredientes, pero ya que me lo habéis pedido mucho por fin voy a publicar una guía que os sirva para entender, paso a paso, cómo debéis empezar a utilizar estos productos y así sacarles el máximo beneficio posible.

En concreto, los temas que vas a encontrar en este artículo son estos:

 .

 

1. QUÉ SON LOS ÁCIDOS EXFOLIANTES Y POR QUÉ DEBES UTILIZARLOS.

Antes de entrar en detalle acerca de los propios ácidos exfoliantes es importante entender por qué debemos exfoliar nuestra piel. Para ello, hay dos aspectos que debemos conocer: la estructura de nuestra piel y el proceso de renovación celular. 

Como explico en mayor detalle en este otro artículo, nuestra piel la conforman tres capas principales: la hipodermis, la dermis y la epidermis (ordenadas de más profunda a más superficial). En la epidermis hay una serie de capas de células que pasan constantemente por ese proceso de renovación celular que acabo de mencionar, que hace que se produzcan nuevas células en la capa más profunda de la epidermis y que éstas se aproximen progresivamente hacia las áreas más exteriores hasta finalmente desprenderse (lo que se conoce como descamación). Ese proceso de renovación celular, que tiene una duración aproximada de 28 días, se va ralentizando con el paso de los años, por lo que en ocasiones tenemos que dar una pequeña ayuda a nuestra piel para retirar la capa superficial de células. Al hacerlo conseguiremos incrementar la luminosidad de nuestra piel, mejorar su textura e incluso mejorar algunos tipos de manchas. ¿Y por qué te explico todo esto? Porque así vas a poder comprender mejor la función de los ácidos exfoliantes.

Los ácidos exfoliantes son un conjunto muy amplio de ingredientes que se utilizan en cosmética con la finalidad principal de realizar una exfoliación química a nuestra piel. Sé que eso de exfoliación química puede sonar terrorífico, especialmente si estás empezando a aprender sobre el tema, pero te voy a explicar qué es y por qué es mi tipo favorito. Hay dos tipos de exfoliación: física y química. Los exfoliantes físicos (cepillos limpiadores, geles con pequeñas partículas, etc.) exfolian nuestra piel de forma mecánica, rascándola para que la capa más superficial de células muertas de la epidermis se desprenda, lo que puede ocasionar irritación o incluso daños a muy pequeña escala que, a largo plazo, favorecen el envejecimiento de la piel. Por su parte, los exfoliantes químicos rompen los enlaces de las células muertas de nuestra epidermis, ayudando a que estas se desprendan de una manera más respetuosa con nuestra barrera de la piel (siempre y cuando no abusemos de ellos). 

Como explico en mi guía sobre ácidos exfoliantes, hay una gran variedad de ellos y los podemos encontrar en muchos formatos (tónicos, esencias, serums, mascarillas etc.), lo que permite que cada uno podamos encontrar un ácido que se ajuste a las necesidades de nuestra piel. ¿Quieres saber cuál es el ideal para ti?

 .

 

2. QUÉ TIPO DE ÁCIDO EXFOLIANTE ES EL MÁS ADECUADO PARA TI.

Como decía antes, cuando hablamos de ácidos exfoliantes nos referimos a una variedad muy amplia de ingredientes, pero aquí voy a recoger algunos de los más importantes y habituales en el mercado. Al haber tanta variedad de productos, puede ser difícil encontrar el que más se ajuste a las necesidades de tu piel, pero con esta pequeña guía podrás dar con lo que buscas.

 

Si quieres empezar a utilizar ácidos exfoliantes: 

Aunque en el siguiente punto del artículo hablaré en mayor detalle acerca de la forma adecuada de empezar a incorporar ácidos exfoliantes a tus rutinas de belleza, sí que hay ciertos ingredientes que son, en general, una solución más suave con nuestra piel, lo que los hace idóneos si tienes la piel sensible.

El ácido mandélico puede ser una buena opción a la hora de empezar a utilizar ácidos exfoliantes, ya que tiene un peso molecular muy alto y, por tanto, al penetrar menos en nuestra piel puede causar una menor irritación. Si quieres empezar a utilizarlo puedes hacerlo con este The Ordinary Mandelic Acid 10% + HA, que puedes conseguir en Amazon, en DECIEMen Lookfantastic, en Mankind y en Druni.

Otra opción que puedes empezar a utilizar son los PHA o Polihidroxiácidos, un conjunto de ingredientes que realizan una exfoliación suave gracias a su baja penetración. Entre los PHAs podemos encontrar ingredientes como Gluconolactone o Lactobionic acid, disponibles en el limpiador ByWishtrend Acid-duo 2% Mild Gel Cleanser, disponible en Wishtrend, en Yesstyle y en Amazon.

También podrías empezar a utilizar otros ácidos más potentes con concentraciones más bajas, con un pH superior o espaciando más su uso, tal y como indico en el último punto del artículo.

 

Si te preocupan las manchas:

Las manchas de la piel, sobre las que puedes leer mi guía aquí, son un problema muy habitual y molesto. Hay una gran variedad de ellas y pueden deberse a distintos motivos, pero hay ciertos cosméticos que pueden ayudarnos. Quiero pararme y enfatizar algo muy importante: tengas manchas o no, el protector solar es imprescindible, debes utilizarlo todos los días y reaplicarlo adecuadamente. Aquí puedes ver una comparativa de protectores solares, en caso de que todavía no hayas dado con uno que se ajuste a lo que buscas.

Un ingrediente muy eficaz a la hora de mejorar el aspecto de las manchas es el ácido ascórbico o vitamina C (sobre el que puedes leer más en mi guía). Además de potenciar la acción de otros despigmentantes, también inhibe la producción de melanina. Ya que el ácido ascórbico es muy potente, te aconsejo empezar con una fórmula más suave, como por ejemplo las ampollas antiedad Vichy Liftactiv Specialist Peptide-C, disponibles en Amazonen Druni, en Mankind, en Lookfantastic y en Arenal y, en caso de considerar que necesitas utilizar productos más potentes ir progresivamente avanzando hasta dar con lo que necesitas. Si tu piel ya tiene cierta tolerancia a la vitamina C puedes probar con un producto más potente como el Paula’s Choice C15 Super Booster, que puedes encontrar en Amazon y en Paula’s Choice o el The Ordinary Vitamin C Suspension 23% + HA Spheres 2%, disponible en Druni, en Amazon, en DECIEMen Lookfantastic y en Mankind.

Si tienes la piel sensible, probablemente sea mejor que te limites a utilizar derivados de la vitamina C como el que he mencionado antes, ya que el ácido ascórbico puede resultarte irritante.

Otra alternativa si te preocupan las manchas es el ácido azelaico, especialmente si tienes piel grasa o con tendencia acneica y que también favorece la reducción de las rojeces. Si quieres empezar a utilizarlo te recomiendo el The Ordinary Azelaic Acid Suspension 10%, que puedes conseguir en Amazon, en DECIEM y en Mankind. y el Paula’s Choice 10% Azelaic Booster, disponible en Cult Beauty y en Paula’s Choice.

A la hora de mejorar las manchas también te puede ayudar el ácido retinoico, un habitual de los tratamientos contra el acné y de la cosmética antiedad, aunque debes tener en cuenta que en muchos países requiere de prescripción médica. Sin embargo, si te interesa este tipo de ingredientes puedes leer mi guía sobre retinoides, en la que explico paso a paso como integrarlos en tus rutinas de belleza.

 

Si te preocupan las marcas del acné: 

Las marcas del acné son un problema muy molesto y que pueden afectarnos mucho a nivel psicológico. Aunque en mi guía sobre acné hablo en mayor detalle sobre ellas, quiero hacer una breve mención a un ingrediente que te puede ayudar especialmente a reducir esas marcas y manchitas, además de las rojeces derivadas de la inflamación que causa el acné: el ácido azelaico. Un aspecto interesante acerca de este ácido exfoliante es que puede utilizarse incluso si tienes la piel sensible, por lo que se ha convertido en el favorito de muchos. Si quieres empezar a incorporarlo a tus rutinas de belleza puedes hacerlo con el The Ordinary Azelaic Acid Suspension 10%, que puedes conseguir en Amazon, en DECIEM y en Mankind. y el Paula’s Choice 10% Azelaic Booster, disponible en Cult Beauty y en Paula’s Choice.

 

Si te preocupan los puntos negros y el aspecto de tus poros: 

En mi guía sobre acné hablo en más detalle acerca de cómo nuestros poros se obstruyen y dan lugar a la aparición de granitos. Para mantener tus poros limpios y en buen estado es importante mantener una rutina adecuada de limpieza facial. También puedes incorporar a tus rutinas de belleza un buen antioxidante como la niacinamida (que ayuda a reequilibrar los niveles de aceite y reducir las rojeces), que puedes encontrar en este serum de Paula’s Choice y en este The Ordinary Niacinamide 10% + Zinc 1%, que puedes encontrar en Druni, en Amazon, en DECIEMen Lookfantastic y en Mankind.. 

Un ácido exfoliante que te puede ayudar de manera excelente a mantener tus poros limpios es el ácido salicílico o BHA. Además de tener propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, el ácido salicílico no sólo actúa a nivel superficial, sino que es capaz de penetrar en el interior de los poros y ayudar a desbloquearlos para minimizar los puntos negros. Si quieres empezar a utilizar ácido salicílico te recomiendo este Skin Perfecting 2% BHA Liquid de Paula’s Choice, disponible en Amazon, en Mankind y en Lookfantastic.

Además del ácido salicílico, si tus poros tienen tendencia a obstruirse el ácido azelaico, del que hablé antes, también te puede ayudar gracias a sus propiedades queratolíticas, que ayudan a prevenir la aparición de comedones. Además, también es muy útil si tienes pequeñas marquitas o rojeces derivadas del acné (sobre las que puedes leer más en este otro artículo). Te recomiendo el The Ordinary Azelaic Acid Suspension 10%, que puedes conseguir en Amazon, en DECIEM y en Mankind. y el Paula’s Choice 10% Azelaic Booster, disponible en Cult Beauty y en Paula’s Choice.

 

Si quieres una piel más luminosa: 

En ocasiones, especialmente conforme pasan los años, la piel adquiere un tono más apagado, como si le faltara brillo o vida. Esto se debe a la ralentización del proceso de renovación celular, sobre el que hablé al principio del artículo, que hace que las células que se producen en las capas más profundas de la epidermis tarden más tiempo en llegar a la superficie. Cuando sucede esto, debemos buscar formas de acelerar el proceso de renovación celular o de retirar la capa superficial de células muertas, para lo que podemos incorporar distintos ingredientes a nuestras rutinas de belleza.

A la hora de mejorar la luminosidad de la piel te puede ayudar el ácido ascórbico (vitamina C), del que puedes leer aquí mi guía completa. La vitamina C es un ingrediente excelente a la hora de mejorar el tono de nuestra piel, aunque debes incorporarla a tus rutinas de belleza de forma progresiva, permitiendo a tu piel adquirir tolerancia, para lo que puedes empezar con un serum como el Paula’s Choice C15 Super Booster, que puedes encontrar en Amazon y en Paula’s Choice o con las ampollas antiedad Vichy Liftactiv Specialist Peptide-C, disponibles en Amazonen Druni, en Mankind, en Lookfantastic y en Arenal.

Además de esto, hay otros ácidos exfoliantes que te pueden ayudar a mejorar la luminosidad de la piel simplemente por el efecto de la exfoliación química que realizan. Si buscas un ácido suave podrías incorporar a tus rutinas ácido mandélico, ya que tiene un peso molecular muy alto y, por tanto, penetra menos que otros ácidos (de forma que puede causar una menor potencial irritación). Una buena opción para incorporar ácido mandélico a tus rutinas de belleza es The Ordinary Mandelic Acid 10% + HA, que puedes conseguir en Amazon, en DECIEMen Lookfantastic, en Mankind y en Druni.. Si buscas una solución más potente podrías incluir en tus rutinas de belleza ácido glicólico, aunque debes tener en cuenta que este exfoliante tiene un peso molecular bajo, por lo que penetra mucho y, por tanto, no es muy recomendable si tienes la piel sensible. A la hora de empezar a utilizar ácido glicólico puedes hacerlo con un tónico como este The Ordinary Glycolic Acid 7% Toning Solution, disponible en Amazon, en DECIEMen Lookfantastic, en Mankind y en Druni).

 

Si te preocupan las arrugas: 

Las arrugas son una de las mayores preocupaciones en cosmética. Aparecen, entre otras causas, como consecuencia de la degradación de las fibras de colágeno y elastina, responsables de aportar a nuestra piel su firmeza y elasticidad, pero hay ciertos cosméticos que nos pueden ayudar a retrasar su aparición. 

El ácido retinoico, aunque no es un ácido exfoliante, no sólo ayuda a reparar las fibras de colágeno y elastina dañadas, sino que también acelera el proceso de renovación celular del que hablé al principio del artículo y, además, ayuda a reequilibrar los niveles de aceite (por lo que es un tratamiento clásico contra el acné). Si te interesa utilizar este ingrediente tan eficaz te aconsejo leer mi guía sobre retinoides, en la que explico cómo hacerlo paso a paso.

Además de retinoides, hay otros ingredientes que te pueden ayudar a mejorar la longitud y profundidad de las arrugas, como son los péptidos. Éstos actúan de distintas formas: fomentando la reparación de las fibras de colágeno y elastina, promoviendo la producción de dichas moléculas o incluso impidiendo que hagamos ciertos movimientos. El mejor serum de péptidos que he utilizado hasta ahora es, sin duda, el Copper Amino Isolate Serum 2:1 (CAIS 2) de NIOD, disponible en Druni, en DECIEM, en Amazon y en Mankind.

 

Si te preocupa la hidratación de tu piel: 

Aunque no es un ácido exfoliante, seguro que te suena el ácido hialurónico. Este ingrediente, muy presente en nuestros cosméticos, es un humectante, por lo que atrae agua hacia el interior de nuestra piel para que ésta permanezca equilibrada y, además, ayuda a mantener el correcto equilibrio de nuestra barrera de la piel. 

Aunque hoy en día muchos cosméticos incluyen ácido hialurónico entre sus ingredientes, quizás busques utilizar un producto específico para mejorar la hidratación de tu piel. Sé que hay muchísimas opciones en el mercado, por lo que te aconsejo echar un vistazo a mi comparativa de serums de ácido hialurónico, en la que seguro que encuentras uno que se ajuste a tus preferencias y a las necesidades de tu piel. Los polihidroxiácidos (PHA), de los que he hablado antes, también ayudan a mejorar la hidratación de la piel, por lo que incorporarlos a tus rutinas de belleza puede ser una opción interesante.  

 .

 

3. PASOS A SEGUIR PARA EMPEZAR A USAR ÁCIDOS EXFOLIANTES.

Ahora que ya sabes qué ácido exfoliante es el más adecuado para las necesidades de tu piel es importante que sepas cómo debes introducirlos en tus rutinas de belleza. Aunque los ácidos exfoliantes son ingredientes muy eficaces a la hora de tratar diversos problemas de la piel, debemos tener en cuenta que, en general, son ingredientes potencialmente irritantes, por lo que si los utilizamos incorrectamente podemos llegar a dañar nuestra piel. Con esto no pretendo ser alarmista, pero debes tener en cuenta que estos ingredientes hay que usarlos con cabeza, siendo conscientes de cómo actúan y de cómo está reaccionando nuestra piel a su uso.

A la hora de empezar a utilizar ácidos exfoliantes, podemos adoptar diferentes estrategias a la hora de que nuestra piel adquiera tolerancia y se acostumbre a su uso. Una posibilidad es comenzar utilizando concentraciones bajas del ácido que nos interesa y, de manera muy progresiva ir incrementándola (siempre de acuerdo con las necesidades de nuestra piel, ya que no tenemos por qué utilizar la opción más potente para conseguir el resultado que buscamos). Además de la concentración, también debes considerar el pH del producto que estés utilizando. Ten en cuenta que el pH de nuestra piel está entre un 4.5 y un 5.9, por lo que un producto con un pH muy bajo exfolia más que otro con un pH más elevado a la misma concentración. Otra opción es empezar utilizando ácidos exfoliantes más suaves (con una menor penetración) y, en caso de necesitarlo, pasar a utilizar otros que penetren más nuestra piel. Por último, también se puede empezar espaciando más el uso del ácido que queramos incorporar a nuestras rutinas de belleza y, de forma muy paulatina, aumentar su frecuencia de uso (sin abusar de ello, ya que normalmente no necesitamos utilizarlos más de dos o tres veces por semana). 

Hay varios consejos que debes seguir siempre que utilices ácidos exfoliantes y que te ayudarán a conseguir un mejor resultado sin dañar tu barrera de la piel:

  • Haz siempre el test del parche. Con esta prueba de tolerancia podrás saber si, en principio, tu piel reacciona de manera negativa al nuevo ingrediente que vas a empezar a utilizar.
  • Utiliza los ácidos exfoliantes en tu rutina de noche. Al utilizar ácidos exfoliantes aumenta nuestra sensibilidad a la radiación ultravioleta, por lo que en general deben formar parte de tu rutina de noche. Una excepción la conforman ciertas fórmulas de vitamina C, que al tratarse de un potente antioxidante, podría ser interesante incorporarlo a tus rutinas de mañana para que, junto al protector solar, prevengas los daños que causan los radicales libres a nuestra piel al exponerse a la radiación ultravioleta. 
  • No te expongas al sol si estás utilizando ácidos exfoliantes. Ya sabes que el protector solar es imprescindible, debe formar parte de todas tus rutinas de mañana, sin excepción, y debes reaplicarlo correctamente. Como he indicado en el punto anterior, el uso de ácidos aumenta nuestra sensibilidad a la radiación ultravioleta, por lo que es más fácil que te quemes si te expones mucho al sol y no te proteges adecuadamente. Aquí puedes ver una comparativa de protectores solares, en caso de que todavía no hayas dado con uno que se ajuste a tus necesidades y preferencias.
  • No tengas prisa, permite que tu piel adquiera tolerancia. Como he indicado en este mismo apartado del artículo, los ácidos exfoliantes pueden llegar a dañar nuestra piel si los utilizamos de manera inadecuada o abusamos de ellos (lo que se conoce como sobreexfoliación). Hay que ser conscientes de lo potentes que son, por lo que al introducirlos en nuestras rutinas de belleza debemos hacerlo poco a poco. Empieza un día por semana, y si tu piel reacciona adecuadamente y consideras que necesitas una mayor frecuencia de uso, increméntala de manera muy paulatina (teniendo en cuenta las necesidades de tu piel y el tipo de producto), en general, con utilizarlos dos o tres días por semana es suficiente.
  • No combines diversos ácidos exfoliantes en la misma rutina. A la hora de cuidar de nuestra piel no debemos tener prisa, y si empezamos a utilizar varios ácidos exfoliantes a la vez es probable que terminemos dañando nuestra barrera de la piel, con la piel irritada o incluso con una quemadura. Si tienes varias preocupaciones que quieres tratar al mismo tiempo te recomiendo seguir las indicaciones de mi guía básica sobre cómo crear una rutina de belleza.
  • No utilices ácidos si tu piel está dañada o irritada. Nuestra piel se puede dañar por diversos motivos, no necesariamente relacionados con nuestra rutina de belleza. Si esto sucede es importante reducir nuestras rutinas de belleza al mínimo imprescindible (limpieza, hidratación y protección solar) y, una vez nuestra piel recupere su equilibrio, podremos empezar a reincorporar de manera muy progresiva los ingredientes potencialmente irritantes que habitualmente utilizáramos antes (como son los ácidos exfoliantes).
  • Ten cuidado a la hora de combinar ácidos exfoliantes con otros ingredientes potencialmente irritantes. Cuando utilizamos activos potentes (como los propios ácidos exfoliantes, retinoides o vitamina C) en ocasiones nos podemos plantear la posibilidad de utilizar más de uno en la misma rutina de belleza. Personalmente, considero que es innecesario ya que, como dije antes, no debemos tener prisa al cuidar de nuestra piel. En lugar de combinar los activos yo soy partidario de alternarlos entre las distintas rutinas de noche y así no arriesgar el equilibrio de mi barrera de la piel. En cualquier caso, si te planteas la posibilidad de combinar activos potentes, hazlo cuando tu piel tenga ya una gran tolerancia a ellos y, en caso de observar cualquier tipo de reacción adversa, úsalos en días alternos.
  • Cuando utilices ácidos incorpora a esa misma rutina ingredientes que ayuden a mantener el equilibrio de la barrera de la piel. Aunque en mi artículo sobre irritación hablo en más detalle acerca de ellos, hay determinados ingredientes que te pueden beneficiar, como son las ceramidas, ácidos grasos, colesterol, etc. para contrarrestar la posible irritación y sequedad que pueden ocasionar los ácidos exfoliantes.
  • Si tienes cualquier duda, alergia o reacción adversa, consulta a tu dermatólogo, ya que podrá evaluar tu caso de manera más exhaustiva, determinando la causa de esa reacción adversa y valorando si debes dejar de utilizar el nuevo producto que has incorporado a tus rutinas de belleza. Además, ante estas situaciones es importante que contactes a la propia marca, ya que te podrán indicar si tu caso es aislado, si es una reacción habitual, etc. En mi artículo sobre etiquetado explico cómo encontrar los datos de contacto de la marca y cómo contactar con las autoridades sanitarias en estos casos.

 

Espero que este artículo te haya ayudado a la hora de entender mejor la forma adecuada de incorporar ácidos a tus rutinas de belleza y que, a partir de ahora, si te animas a utilizarlos lo hagas correctamente. ¿Habías utilizado ácidos exfoliantes antes? ¿Cuáles utilizas? ¡Dímelo en la sección de comentarios!

 

Si te ha gustado este artículo y quieres seguir aprendiendo a cuidar correctamente de tu piel seguro que te interesan estos otros posts:

¿Quieres aprender a cuidar mejor de tu piel? Puedes ver un índice con todos mis artículos informativos aquí

 

COMPÁRTELO:
The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¿Te ha gustado este artículo?

●  Sígueme en Instagram, Facebook, Tik Tok y Pinterest.

●  Comparte, comenta y da likes a mis publicaciones en redes sociales.

●  Compra a través de mis enlaces para ayudarme a seguir con este blog.

The Moisturizer

Soy Nacho, un apasionado de la cosmética. Me encanta aprender y compartir lo que sé sobre el cuidado de la piel y leo artículos científicos para que tú no tengas que hacerlo. Quiero romper estereotipos porque creo que la cosmética no tiene género: la piel es piel.

2 comentarios

  1. Sara

    ¡Hola Nacho!

    Antes de nada decirte que soy muy fan de tu blog y ya me he leído todas tus publicaciones con mucho detalle😊 Llevo varios días informándome y quiero incorporar nuevos productos a mi rutina de skincare. Tengo la piel mixta y un poco de acné comedoniano (que no termina de marcharse) con algunas marcas de haberme apretado.

    He complementado mis rutinas y este es el resultado:

    Rutina skincare mañana :

    2. Segundo limpiador
    3. Agua micelar (aclarada)
    4. Tónico
    5. Ácido hialuronico the ordinary 2%
    6. Serum antioxidante
    7. Crema hidratante
    8. Protector solar

    Rutina skincare noche (2 veces por semana)

    1. Primer limpiador
    2. Segundo limpiador
    3. Agua micelar (aclarada)
    4. Tónico
    5. The ordinary – peeling solution
    6. Ácido hialuronico the ordinary 2%
    7. Serum antioxidante
    8. Crema hidratante youth to the people

    Rutina skincare noche (5 veces por semana)

    1. Primer limpiador : bioderma
    2. Segundo limpiador: freshley
    3. Agua micelar (aclarada)
    4. Tónico
    5. Serum niacinamide10% + zinc the ordinary o el de paula’s choice
    6. The ordinary granactive retinol 2%
    7. Crema hidratante – youth to the people

    A partir de aquí te voy a plantear 3 preguntas rápidas😊¿Qué opinas de las combinaciones? ¿Incorporarías el aceite Youth to the people superberry hydrate en la rutina de noche del retinol? ¿Qué opinas de la marca caudalie?

    Mil gracias por tu ayuda y perdona por el tostón pero tu opinión me vendrá genial 🙏🏻❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer