Menú Cerrar

Los 8 errores más comunes al utilizar protector solar

Cabecera The Moisturizer - Los 8 errores más comunes al utilizar protector solar

The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¡Hola! Entre unas cosas y otras hace ya un tiempo que tenía ganas de volver a compartir un artículo sobre protector solar. Concretamente, hoy quiero abordar algunos de los errores más comunes que cometemos al utilizarlo.

Ya sabes que el protector solar es una de las partes más importantes de tus rutinas de belleza, y si sólo puedes utilizar un único cosmético, que sea ese. El protector solar es nuestro gran aliado a la hora de prevenir los daños que la radiación ultravioleta causa a la piel, desde el cáncer hasta las arrugas y las manchas.

Soy consciente de que, si no tienes costumbre de utilizar protector solar, al principio puede resultar un poco incómodo, especialmente si no has dado con un protector solar que se ajuste a tus gustos y a las necesidades de tu piel, así que si ese es tu caso te recomiendo leer esta comparativa de protectores solares (o esta otra, un poco más reciente).

Todos cometemos errores al utilizar cosméticos, pero está en nuestra mano aprender y encontrar la forma de solucionarlos para conseguir un resultado más eficaz y que nuestra piel se encuentre mejor protegida. Estoy convencido de que alguna vez has cometido alguno de estos errores:

 .

 

1. NO UTILIZAR PROTECTOR SOLAR A DIARIO.

Como te decía al principio, el protector solar es una parte fundamental de tus rutinas básicas de belleza, la única de la que no debes prescindir jamás. Cuando empezamos a interesarnos por el cuidado de nuestra piel solemos encontrarnos con una avalancha de mensajes y artículos que insisten en la importancia de utilizar este producto a diario, sin excepciones. Esto se debe a que el protector solar es la mejor barrera a la hora de prevenir el melanoma, la hiperpigmentación y otros muchos problemas de la piel.

Como expliqué en más detalle en este otro artículo, la radiación ultravioleta es uno de los grandes enemigos de nuestra piel. Al impactar contra ella, genera una serie de respuestas que suponen un evidente daño para nuestra piel, ya que favorece la producción de radicales libres (que dañan las fibras de colágeno y elastina responsables de mantener la piel firme y elástica) y promueve la producción de melanina (que puede dar lugar a la aparición de manchas e incluso de cáncer de piel). ¿Y qué puedes hacer si quieres prevenir estos problemas? Utilizar protector solar a diario.

 .

 

2. NO UTILIZAR SUFICIENTE CANTIDAD DE PROTECTOR SOLAR.

Este error es también muy básico y frecuente. Normalmente, cuando aplicamos protector solar, es fácil pensar que una pequeña cantidad es suficiente para proteger nuestra piel adecuadamente (especialmente teniendo en cuenta que algunos pueden ser muy pesados), pero las cosas no funcionan así.

De hecho, un error común es pensar que la crema hidratante y el maquillaje con SPF te protegen adecuadamente de la radiación ultravioleta, pero te voy a ayudar a comprender por qué, según la cantidad que utilices, seguramente no te protejan tanto como piensas.

Cuando se prueban los protectores solares y se determina su capacidad de protegernos frente a la radiación ultravioleta, se hacen tests utilizando 2 miligramos de producto por cada centímetro cuadrado de piel, y esta es la cantidad que deberías aplicar. Ahora seguramente te preguntarás: ¿y cómo puedo saber cuánto son 2 miligramos de producto por centímetro cuadrado? Habitualmente se toma como referencia aproximada una cucharilla medidora de 1.25 gramos, la cantidad que cabe en ella es la que necesitas para el rostro (a esto debes añadir la parte correspondiente para orejas, cuello, escote, etc.).

Un pequeño truco para asegurarte de utilizar la cantidad correcta de producto es aplicar una línea (generosa) sobre los dedos índice y corazón de tu mano. Debes utilizar esa cantidad para cada una de las siguientes zonas: rostro y cuello, pecho, abdomen, parte superior de la espalda, parte inferior de la espalda, la parte anterior de cada brazo y pierna y la parte posterior de cada brazo y pierna. 

Las primeras veces que utilices la cantidad correcta de protector solar te sorprenderás y pensarás que probablemente te hayas equivocado y hayas tomado mucho más de lo que realmente debes. De hecho, si te limitabas a utilizar una crema hidratante o una base de maquillaje con SPF te darás cuenta de que es inviable utilizar esa cantidad de un producto que no sea específicamente un protector solar. Es posible que incluso te preguntes qué hacer con tanto producto, pero no tienes más que extenderlo adecuadamente y asegurarte de que se absorba, solo así protegerás correctamente a tu piel de la radiación ultravioleta.

 .

 

3. NO REAPLICAR EL PROTECTOR SOLAR.

Ahora que ya hemos cubierto los dos puntos más básicos a la hora de aplicar el protector solar vamos a ir un paso más allá: ¿reaplicas el protector solar o te limitas a utilizarlo antes de salir de casa y luego te olvidas del tema?

Hay que tener en cuenta que el protector solar va degradándose conforme pasan las horas y nuestra piel se encuentra progresivamente menos protegida frente a la radiación ultravioleta, por lo que al reaplicarlo conseguimos que nuestra piel permanezca a salvo durante todo el día. Al fin y al cabo, igual que tienes que reaplicar el pintalabios, también debes hacerlo con el protector solar. Sobre este tema hay diversos estudios y, aunque no hay un consenso perfectamente establecido en cuanto al período de tiempo que debe pasar entre cada reaplicación, sí que lo hay respecto a la importancia de dicha reaplicación.

Hay algunas claves para saber si necesitas reaplicar el protector solar, y es que debes hacerlo cada vez que hagas ejercicio, te bañes, nades o te seques con una toalla. Además de esto, se ha observado que la reaplicación entre 15 minutos y 2 horas después de la primera aplicación nos ayuda a enfrentarnos mejor a la radiación ultravioleta. Posteriormente, debes volver a aplicar tu protector solar cada 2 horas (siempre y cuando lo requieran los niveles de radiación, sobre los que hablaré más adelante).

A la hora de reaplicar, lo ideal sería utilizar tu protector solar habitual, aunque soy consciente de que esto no siempre es fácil, especialmente si utilizas maquillaje o si no quieres tocarte la cara. Para ello, una buena solución es utilizar un protector solar en bruma, como esta Bruma Fresca Invisible Anti-Brillos SPF 50 de La Roche-Posay, disponible en Amazon, en Druni y en Lookfantastic.

 .

 

4. UTILIZAR UN PROTECTOR SOLAR CON SPF INFERIOR A 30.

No quiero llevar a equívocos, y quiero dejar muy claro que los cosméticos que podemos adquirir en la Unión Europea pasan por controles muy estrictos en materia de seguridad, por lo que los protectores solares que se comercializan aquí son seguros y todos te protegen frente a la radiación solar en mayor o menor medida. Sin embargo, la clave para entender mi énfasis en la importancia de utilizar un protector solar con SPF 30 o superior se encuentra en cómo utilizamos el protector solar habitualmente.

Hasta ahora te he hablado de los errores más frecuentes al utilizar protector solar, y teniendo en cuenta que los más habituales son no utilizarlo a diario, utilizar una cantidad insuficiente o no reaplicarlo, es clave usar un producto que te aporte una buena protección para así optimizar el resultado que buscas. ¿Significa esto que si usas un protector solar con SPF 15 no te va a proteger? En absoluto, pero es más eficaz utilizar uno con un factor de protección solar más elevado.

En general, el criterio global que se utiliza a la hora de recomendar unos u otros protectores solares parte de algo que normalmente ignoramos y a lo que puedes acceder en cualquier aplicación meteorológica: los niveles de radiación ultravioleta. En tu aplicación del tiempo podrás ver en tiempo real dichos niveles (que oscilan entre el 0 y el 10) y así sabrás cuánto te expones a la radiación. Cuando los niveles de radiación ultravioleta son superiores a 2 se aconseja usar un protector solar de, al menos, SPF 30

 .

 

5. UTILIZAR UN PROTECTOR SOLAR QUE NO TE DEFIENDA FRENTE A LA RADIACIÓN UVA Y UVB.

En este otro artículo puedes encontrar información más detallada acerca de los distintos tipos de radiación ultravioleta. En él ya explicaba cómo, cuando hablamos de SPF, nos referimos exclusivamente a la protección frente a la radiación UVB. En general, el criterio que suele seguirse en la Unión Europea es que (si no se especifica lo contrario) la protección frente a la radiación UVA es, al menos, una tercera parte de la protección frente a la radiación UVB.

Por esto, como complemento al SPF han surgido otros sistemas que permiten valorar la protección frente a la radiación UVA, como puede ser el PA, muy extendido en Asia. Además, en ocasiones los fabricantes indican de manera expresa si el protector solar nos defiende frente a los rayos UVA. Si no se especifica nada al respecto, es posible que tu protector solar no te aporte una defensa tan completa como te gustaría frente a la radiación ultravioleta, por lo que te aconsejo utilizar uno que te proteja de manera eficaz. En mi opinión, los fabricantes de protectores solares deberían hacer un esfuerzo e indicar de manera clara la protección que sus productos aportan frente a la radiación UVA, de esta forma podríamos estar mucho más informados y elegiríamos mejor el producto que más se ajusta a nuestras necesidades.

 .

 

6. UTILIZAR PROTECTOR SOLAR SOLAMENTE EN VERANO.

Es muy frecuente asociar protector solar a verano. Si no lo usas a diario es probable que pensar en protector solar te recuerde a los días de playa y piscina en los que te embadurnabas en una crema espesa y que te hacía parecer un fantasma.

Como has podido ver hasta ahora, la realidad es que es fundamental utilizar protector solar a diario, y eso incluye los días nublados o lluviosos. Aunque no podamos ver el sol o no sintamos su calor, la radiación ultravioleta llega a nosotros igualmente durante los días nublados, por lo que es un error grave pensar que sólo debes utilizar protector solar en verano. Ya lo dije al principio del artículo y no me cansaré jamás de repetirlo: hay que utilizar protector solar todos los días, sin excepción.

 .

 

7. NO UTILIZAR PROTECTOR SOLAR SI NO SALES DE CASA.

Este error es tan habitual como el anterior. Sería fácil pensar que si un día no sales de casa no necesitas utilizar protector solar, ¿no? Esto sólo es válido si no tienes ventanas, pero lo más probable es que ese no sea tu caso.

Hay estudios que muestran que la radiación ultravioleta es capaz de llegar a nosotros incluso a través de las ventanas. Esto supone que, aunque puedas pensar que en casa o en la oficina no necesitas protector solar, la radiación ultravioleta va a impactar contra tu piel igualmente, dañándola sin que te des cuenta (y mientras tú crees que estás bien protegido). La solución es muy sencilla: usa protector solar incluso aunque no salgas de casa o de la oficina.

 .

 

8. OLVIDAR CIERTAS ZONAS AL APLICAR EL PROTECTOR SOLAR.

El último error sobre el que quiero hablar en este artículo es olvidar determinadas zonas a la hora de aplicar el protector solar. En general, cuando hacemos nuestra rutina de belleza, es muy frecuente centrarnos exclusivamente en nuestro rostro, y con ello dejamos de lado otras partes de nuestro cuerpo que también se exponen a la radiación ultravioleta, como pueden ser el cuello o el escote.

Cuando apliques protector solar debes hacerlo en todas y cada una de esas zonas expuestas a la radiación ultravioleta, y seguro que más de una vez has olvidado hacerlo en el cuello, el escote, las orejas, los párpados, las manos o la nuca (entre otros muchos). Asegúrate de mantener toda tu piel protegida y así lograrás prevenir diversas enfermedades, además de varios daños a tu piel.

 

Como puedes ver, algo tan sencillo como aplicar protector solar implica un proceso consciente en el que debes pensar qué estás haciendo y si lo haces correctamente. Lo bueno es que rápidamente adquirirás buenos hábitos y te acostumbrarás a usar adecuadamente el protector solar.

 

Si te ha gustado este artículo y quieres seguir aprendiendo a cuidar de tu piel te aconsejo leer estos otros:

¿Quieres aprender a cuidar mejor de tu piel? Puedes ver un índice con todos mis artículos informativos aquí

 

COMPÁRTELO:
The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¿Te ha gustado este artículo?

●  Sígueme en Instagram, Facebook, Tik Tok y Pinterest.

●  Comparte, comenta y da likes a mis publicaciones en redes sociales.

●  Compra a través de mis enlaces para ayudarme a seguir con este blog.

The Moisturizer

Soy Nacho, un apasionado de la cosmética. Me encanta aprender y compartir lo que sé sobre el cuidado de la piel y leo artículos científicos para que tú no tengas que hacerlo. Quiero romper estereotipos porque creo que la cosmética no tiene género: la piel es piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer