Menú Cerrar

Irritación: qué es y cómo prevenirla

Cabecera The Moisturizer - Irritación: qué es y cómo prevenirla

The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¡Hola hola! Hoy os voy a hablar de uno de los problemas más comunes de la piel: la irritación. Es algo a lo que estamos acostumbrados, todos lo hemos padecido en algún momento y siempre resulta molesto (en mayor o menor medida). ¿Quieres saber en qué consiste exactamente la irritación y cómo prevenirla? ¡Sigue leyendo!

En concreto, los temas que voy a tratar en este artículo son los siguientes:

 .

 

1. ¿QUÉ ES LA IRRITACIÓN?

La irritación o inflamación es el problema dermatológico más común (y si tienes la piel sensible estarás especialmente familiarizado con ella. Cuando hablamos de irritación nos referimos a un conjunto muy amplio de problemas cutáneos que se pueden deber a causas muy variadas: radiación ultravioleta, alérgenos, fricción (como sucede en el afeitado) sustancias potencialmente irritantes (como pueden ser los perfumes y aceites esenciales), etc. 

Cuando un estímulo nos irrita, lo que sucede es que nuestra piel produce una serie de proteínas (citoquinas y quimioquinas) que, a su vez, activan a otras moléculas que promueven la inflamación, ya sea por medio de una mayor vasodilatación (lo que causa el enrojecimiento) o activando receptores nerviosos (los responsables de la sensación de quemazón y el picor que habitualmente asociamos a la irritación). Además de esto, cuando se inicia esa respuesta al estímulo original se produce una reacción en cadena que genera más proteínas inflamatorias, así como radicales libres y otras enzimas que dan lugar a una respuesta amplificada. De esta forma, un pequeño estímulo puede causar una gran reacción en nuestra piel en forma de irritación, especialmente mientras mayor sea la duración de la exposición a ese estímulo y la intensidad y concentración del mismo.

La irritación puede darse de dos formas: puede ser aguda o crónica. Cuando la irritación es aguda la padecemos por un período de tiempo breve (de horas o incluso días), pero si se da de forma crónica (y la padecemos durante períodos muy extendidos de tiempo) puede resultar mucho más molesta e incómoda, como es en el caso de la rosácea, el eczema o ciertas formas de dermatitis. 

Seguramente sabes identificar la irritación, pero por si acaso me gustaría resaltar que algunos signos comunes que puedes observar son piel enrojecida, más seca, agrietada, con bultitos, etc. y puede que sientas quemazón, picor, u otro tipo de sensación incómoda. 

¿Y por qué te vengo a hablar de la irritación? En primer lugar, porque una piel irritada supone una barrera de la piel debilitada, y eso implica que los productos que utilices no sean tan eficaces y que tu piel sea más vulnerable a otros daños. Además, hay que recordar que la irritación, cuando se da de forma habitual, promueve la aparición de signos del envejecimiento, así que si prevenimos la irritación también ayudamos a retrasar el envejecimiento de nuestra piel. 

 .

 

2. CAUSAS COMUNES DE LA IRRITACIÓN.

Como he mencionado, son muchos los distintos estímulos que pueden causar irritación en nuestra piel. A continuación hablaré de algunas de las causas más comunes para que puedas identificar, en caso de que tu piel esté irritada, cuál es la posible causa. Por supuesto, si la irritación es un problema habitual para ti (si se da de forma crónica) o si el problema resulta especialmente molesto es muy importante que acudas inmediatamente a tu médico, ya que él podrá evaluar tu caso y te podrá aconsejar acerca de los mejores tratamientos para ti.

Una posible causa de la irritación es la alergia. En este caso, los mecanismos celulares que producen la inflamación son diferentes, ya que pasamos por un proceso de sensibilización en el que la exposición a aquello que nos produce alergia (alérgeno) hace que éste produzca la inflamación. Ya sea por un medicamento, un cosmético, una planta, algún tipo de partícula del aire o cualquier otra cosa que haya entrado en contacto con tu piel, si se produce una reacción alérgica es especialmente importante que contactes a tu médico, ya que la respuesta de tu cuerpo puede ir más allá de la simple irritación de la piel. 

Otra causa muy habitual de la irritación es la depilación y el afeitado. Independientemente de la forma de depilación que uses (ya sea cera, cuchilla, láser, etc.), es muy probable que tu piel se irrite a continuación. En el caso de la depilación, esto se debe a que la barrera de la piel se ve debilitada por los tirones de la cera y las quemaduras del láser. Por otra parte, cuando nos afeitamos, es la fricción de la cuchilla contra la superficie nuestra piel la que la exfolia (y, en ocasiones la sobreexfolia o incluso nos corta), dando lugar a esa irritación de nuestra piel. En relación a la depilación y el afeitado quiero hacer una breve mención a que, además de esa irritación, en ocasiones las heridas que producen pueden dar lugar a manchas de la piel (lo que se conoce como hiperpigmentación postinflamatoria o PIH, acerca de la que puedes leer más aquí), por lo que debes ser especialmente cuidadoso al hacerlas.

Como dije al principio del artículo (y ya he mencionado en otras ocasiones en el blog) hay ciertos ingredientes que son potencialmente irritantes, como son ciertas formas de alcohol o los perfumes y aceites esenciales, entre otros. Estos ingredientes son muy habituales en nuestros cosméticos, pero algunos de ellos son prescindibles (especialmente en el caso de los perfumes y aceites esenciales, que simplemente aportan aroma a los cosméticos). Soy consciente de que un cosmético con un buen olor puede resultar de lo más agradable, pero al final esa fragancia no te aporta nada más que una sensación fugaz y de la que luego no te acordarás, mientras que la posible irritación de los perfumes y aceites esenciales será mucho más duradera, por lo que yo prefiero evitarlos en la medida de lo posible, aunque hay productos que los contienen y me gustan. 

Mención aparte merece la irritación debida a la combinación de ingredientes. Hay ciertos ingredientes que son potencialmente irritantes y que pueden sensibilizar especialmente nuestra piel pero que nos aportan resultados muy eficaces si los usamos correctamente. Al utilizarlos de forma aislada puede ser que no den lugar a irritación, pero si utilizas más de uno de estos productos en la misma rutina, ese efecto puede verse multiplicado, lo que te lleva a un riesgo mayor de irritación e inflamación. Este es uno de los motivos por los que se aconseja no combinar ácidos exfoliantes entre sí o con retinoides y vitamina C. Con frecuencia, cuando se aconseja no combinar ciertos ingredientes entre sí no se debe a que exista una incompatibilidad entre ellos (aunque esto también sucede), sino a que la combinación de varios ingredientes potentes puede debilitar excesivamente nuestra piel, causándonos daños que tardarán tiempo en restaurarse.

La última de estas causas más comunes de la irritación que quiero mencionar es la radiación ultravioleta. En otros muchos artículos os he hablado acerca de los daños que esta puede causar sobre nuestra piel y de su relación con el melanoma. De hecho, existe una vinculación entre la irritación crónica derivada de la radiación ultravioleta y el cáncer de piel. Además, la radiación ultravioleta emitida por el sol es la principal causa de envejecimiento de nuestra piel. ¿Qué ocurre cuando nos exponemos a ella sin protegernos adecuadamente? Además de exponernos a los problemas que he mencionado, es muy fácil que nuestra piel se irrite, como sucede cuando nos quemamos después de todo un día al sol sin utilizar correctamente el protector solar. 

Recuerda que la irritación no siempre aparece de forma instantánea. En ocasiones pueden pasar unos días entre el contacto de tu piel con aquello que la sensibiliza y su inflamación. Por este motivo es especialmente importante adquirir tolerancia a los ingredientes más potentes de nuestras rutinas de belleza, ya que de lo contrario podemos causar una irritación acumulativa e incrementar el daño a nuestra piel.

 .

 

3. CÓMO PUEDES PREVENIR Y TRATAR LA IRRITACIÓN.

Ahora que ya sabes en qué consiste la irritación de la piel, cómo se produce y cuáles son algunas de sus causas más habituales te estarás preguntando qué puedes hacer para prevenirla (o, en caso de que tu piel ya se haya irritado, para tratarla). 

Aunque puede parecer una obviedad, lo más importante que debes hacer para tratar la irritación es evitar el contacto con lo que la ha producido. Si no sabes cuál ha sido la causa de la irritación deberás ser especialmente cuidadoso.

Ya os he hablado de la barrera de la piel, esa emulsión de agua y aceite que conforma la capa más superficial de nuestra epidermis y que nos aporta la primera línea de defensa frente al mundo que nos rodea. Una piel irritada supone un desequilibrio en la barrera de la piel, por lo que es importante que tratemos de devolverla a la normalidad, ya que si ese desequilibrio se prolonga podremos experimentar otros problemas, como son granitos, manchas, etc. Además, a largo plazo la irritación promueve el envejecimiento de la piel, así que es conveniente hacer todo lo posible por prevenirla.

La primera medida que podemos tomar para prevenir la irritación derivada del uso de cosméticos es hacer habitualmente el test del parche. Esta prueba de tolerancia nos permite averiguar si un cosmético nos puede resultar irritante, por lo que hacerla antes de incorporar nuevos cosméticos a nuestra rutina de belleza puede ayudarnos a evitar más de un problema. 

Además de esto, es fundamental que tengas una rutina de belleza adaptada a las necesidades de tu piel. A veces pensamos que utilizar todos los productos que tenemos a mano es la mejor solución para nosotros, pero es mejor empezar con una rutina básica de limpieza, hidratación y protección solar y, después, añadir otros productos específicos que nos ayuden a tratar nuestras principales preocupaciones. Con esta rutina básica no sólo mantendremos nuestra piel limpia, nutrida y protegida frente a la radiación ultravioleta, sino que ayudaremos a mantener el equilibrio de nuestra piel. 

Ya os he hablado sobre ácidos exfoliantes, y es que es especialmente importante que evitemos abusar de ingredientes potentes como ellos (además de los retinoides y la vitamina C). Este tipo de ingredientes tan potentes pueden ser estupendos para ayudarnos a mantener nuestra piel sana y para ayudarnos a prevenir el envejecimiento y mejorar ciertas preocupaciones de la piel. Sin embargo, como sucede con todo en esta vida, el equilibrio es la clave para conseguir el mejor resultado posible, ya que al abusar de ellos es muy fácil irritar nuestra piel y que esto derive en problemas más serios (como quemaduras químicas). 

¿Y si a pesar de todo esto tu piel se encuentra irritada? Puede ser que hayas seguido todas estas recomendaciones (o no) y tu piel se irrite, ¿qué soluciones hay? Si la irritación de tu piel es grave es fundamental que acudas inmediatamente a tu médico, ya que esto puede derivar en problemas más serios y es importantísimo que actúes desde el primer momento. 

En cualquier caso, ante una piel ya irritada hay ciertas medidas que puedes tomar, ajustando tus rutinas de belleza para ayudar a tu piel a recuperar su equilibrio. El primer paso que debes tomar es simplificar al máximo tu rutina de belleza, utilizando un limpiador suave, una hidratante nutritiva y un buen protector solar (preferentemente con filtros físicos). Ante una piel irritada no debes centrarte en mejorar las preocupaciones de tu piel, ya que no conseguirás resultados hasta que tu piel recupere su equilibrio. 

En mi artículo sobre piel sensible indico varios consejos que puedes seguir para tratar de restaurar tu piel inflamada. Hay diversos ingredientes que pueden resultarte convenientes por sus propiedades calmantes, como son las ceramidas, los ácidos grasos, el colesterol, la coenzima Q10, el resveratrol y la niacinamida, que puedes encontrar en este serum de The Ordinary, disponible en Druni, en Amazon, en DECIEMen Lookfantastic y en Mankind y en este otro de Paula’s Choice. Utilizar en tu rutina simplificada productos que incorporen estos ingredientes te ayudará a mejorar la inflamación. Una buena crema hidratante que te podría interesar utilizar es esta crema hidratante de Paula’s Choice.

Si tu piel se ha inflamado no tengas prisa en que se recupere. La piel necesita de nuestra paciencia y constancia para conseguir buenos resultados. Quiero insistir en que, si observas que la inflamación no se reduce, debes acudir inmediatamente a tu médico, ya que es posible que necesites que te prescriba un tratamiento específico para tu caso. 

 

¿Suele irritarse tu piel? ¿Cuándo sueles experimentar esta irritación? ¿Hay algún consejo que te resulte especialmente útil? ¡Dímelo en la sección de comentarios!

 

Si te ha gustado este artículo y quieres seguir aprendiendo a cuidar mejor de tu piel seguro que te interesan estos otros posts:

¿Quieres aprender a cuidar mejor de tu piel? Puedes ver un índice con todos mis artículos informativos aquí

 

COMPÁRTELO:
The Moisturizer - Comparte en Instagram     The Moisturizer - Comparte en Facebook (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Pinterest (@imthemoisturizer)     The Moisturizer - Comparte en Twitter     The Moisturizer - Comparte en Whatsapp 

¿Te ha gustado este artículo?

●  Sígueme en Instagram, Facebook, Tik Tok y Pinterest.

●  Comparte, comenta y da likes a mis publicaciones en redes sociales.

●  Compra a través de mis enlaces para ayudarme a seguir con este blog.

The Moisturizer

Soy Nacho, un apasionado de la cosmética. Me encanta aprender y compartir lo que sé sobre el cuidado de la piel y leo artículos científicos para que tú no tengas que hacerlo. Quiero romper estereotipos porque creo que la cosmética no tiene género: la piel es piel.

2 comentarios

    • Nacho · The Moisturizer

      Hola Julissa! 😊

      Muchísimas gracias a ti por tu apoyo! Recuerda compartir tus artículos favoritos con tus familiares y amigos para así ayudarles también a cuidar mejor de su piel 😉

      Que pases un día estupendo,
      Nacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Copyright © The Moisturizer