Menú Cerrar

Cómo usar correctamente los productos de cosmética

Cabecera The Moisturizer - Cómo usar correctamente los productos de cosmética

¡Hola hola! ¿Qué tal? Hoy os traigo un post que creo que os puede ser de gran utilidad. Muchos de vosotros me habéis preguntado en distintas ocasiones por cómo deben aplicarse los distintos productos de la rutina de belleza (este post va por ti, Almudena). Es cierto que es algo que para algunos puede parecer muy elemental, pero hay quienes prefieren incluso no usar algún producto por desconocimiento sobre cómo debe usarse. Por supuesto, los diferentes productos pueden tener pequeños matices, pero con este post os quiero aportar una pequeña guía para saber la forma correcta de usar todos los productos que tienes en casa y así sacarles el mayor rendimiento posible.

Quienes me leáis con frecuencia recordaréis que hace no mucho compartí un post relacionado con este tema y al que no está de más volver a echar un vistazo de vez en cuando: aquí podéis leer un poco más sobre la importancia de tener una buena rutina de belleza.

 

En este post voy a tratar los siguientes temas:

1. Preparación necesaria para hacer tu rutina de belleza.

2. Dónde debes hacer tu rutina de belleza. 

3. Cómo usar correctamente los distintos productos de cosmética.

 

 

1. PREPARACIÓN NECESARIA PARA HACER TU RUTINA DE BELLEZA.

Tu rutina de belleza tiene que ser un ritual. Esos 5 ó 10 minutos están hechos para que los disfrutes y para que te centres en ti mismo. Al fin y al cabo es un tiempo que te dedicas para cuidarte y sentirte mejor, por lo que es importante que estés concentrado en lo que haces y que los puedas disfrutar en condiciones. Con esto no quiero decir que tenga que ser un momento zen de concentración total en tu belleza para que así tu piel absorba mejor los nutrientes, pero sí que la idea principal es poder tener un ratito para ti.

Hay algunos aspectos previos a iniciar tu rutina de belleza de mañana o de noche que quizás pases por alto pero que te ayudarán a que ésta te dé un resultado más eficaz. Puede que pienses que son obviedades, pero nunca está de más recordarlos.

Siempre, siempre, siempre debes lavarte las manos antes de iniciar tu rutina de belleza. Ya que vas a estar manipulando distintos productos y vas a estar aplicándolos directamente sobre el rostro con tus manos, éstas han de estar limpias para evitar que consigas el efecto contrario al deseado, diseminando bacterias. Aunque no te des cuenta, durante todo el día entras en contacto con cientos de cosas que probablemente no están especialmente limpias: puertas, bolígrafos, teléfonos, sillas, interruptores, ropa, ordenadores, y así una lista interminable. Al entrar en contacto con ellas, tus manos retienen parte de los microorganismos y los transportan hasta nuevos sitios. Como es lógico, querrás evitar que el nuevo sitio al que transportes esas bacterias sea tu cara. Así, con un gesto muy sencillo puedes conseguir un mejor resultado en el cuidado de tu piel.

Si tienes el pelo largo seguramente ya sabes de lo que te voy a hablar: es importante retirar el cabello de la cara (incluso cuando está corto). Me he dado cuenta de que cuando no lo hago mi piel tiende a engrasarse con mayor facilidad de lo habitual (que ya es decir). Si te recoges el pelo (con una diadema, por ejemplo) podrás evitar que la grasa de éste se deposite sobre la cara y, además, también lograrás que se mantenga más limpio al no entrar en contacto con los distintos productos de tu rutina de belleza.

Por último, aunque sea algo que puede pasar desapercibido, debes cambiar con frecuencia la toalla que uses para secarte la cara. Estoy asumiendo que usas una toalla específica para esto (y si no, deberías empezar hoy mismo). En la toalla siempre quedarán restos de productos y la humedad favorecerá la proliferación de microorganismos, así que cambiándola a diario (o cada dos días) conseguirás mantener las bacterias a raya para que éstas no desestabilicen el pH de tu piel ni te causen ningún tipo de irritación o reacción adversa.

 

 

2. DÓNDE DEBES HACER TU RUTINA DE BELLEZA.

Como te decía antes, es importante que tu rutina de belleza sea un momento que te puedas dedicar a ti mismo al 100%, no mereces menos. El sitio en que hagas la rutina es fundamental, ya que debes estar cómodo y tranquilo, sin que te molesten, para poder centrarte realmente en lo que estás haciendo.

Un aspecto bastante obvio es que debes llevar a cabo la rutina en un lugar bien iluminado y donde puedas tener fácil acceso a todos los productos que vas a usar. Además, necesitarás poder lavarte la cara cómodamente, por lo que hacerlo frente al espejo del baño es la mejor solución.

Hay opiniones encontradas acerca de una opción que para muchos resulta muy cómoda: lavarse la cara en la ducha. Por una parte, puede resultar positivo ya que te permite aclarar mucho mejor la cara tras usar el limpiador y porque el agua caliente ayuda a que los poros se abran para así conseguir una limpieza en mayor profundidad. Por otra parte, puede resultar negativo ya que es muy fácil que la grasa del pelo se deposite sobre la piel de la cara y porque si te duchas con agua excesivamente caliente (algo que debes evitar en cualquier caso, ya que termina dañando la piel) puedes conseguir un resultado contraproducente. Yo reconozco que, con frecuencia, por las prisas del día a día termino lavándome la cara en la ducha por las mañanas, pero intento evitarlo en la medida de lo posible, ya que al fin y al cabo no cuesta tanto hacerlo en el lavabo.

En cualquier caso, lo más importante es que estés cómodo en el sitio donde hagas tu rutina de belleza para así disfrutarla en condiciones y sin que te suponga un esfuerzo.

 

 

3. CÓMO USAR CORRECTAMENTE LOS DISTINTOS PRODUCTOS DE COSMÉTICA.

Después de los primeros puntos introductorios vamos a entrar a ver en profundidad cómo debes aplicar cada uno de los productos de tu rutina de belleza. Naturalmente, cada producto es distinto y tiene sus particularidades, pero espero que después de leer este post tengas claro cómo aplicarlos para sacar el mayor provecho posible a tus rutinas.

 

  • Limpiador.

En este post ((http://imthemoisturizer.com/rutina-de-belleza-que-es-por-que-la-necesitas) ya os hablé un poco acerca de la doble limpieza y su eficacia a la hora de conseguir retirar en profundidad los restos de piel, aceite y contaminación que se depositan sobre la piel. Para quienes no lo recordéis, la doble limpieza facial consiste en aplicar primero un producto de base grasa (aceite, leche o manteca) y, a continuación, otro de base acuosa (gel o jabón). Con esto consigues retirar todo lo que se deposita sobre la piel de forma eficaz sin alterar su equilibrio, ¿no es genial? Así, con la primera limpieza retiras todos los productos solubles en grasas (como son el protector solar o el maquillaje) y con la segunda limpieza retiras los restos del primer producto, así como los productos solubles en agua (como es el sudor). 

Si optas por empezar a usar una doble limpieza (cosa que yo te recomiendo), debes saber que sus dos pasos se llevan a cabo de forma diferente:

Para la primera limpieza (que harás con una manteca, leche o aceite), no tienes más que tomar con las manos la cantidad necesaria de producto (no te pases, que te conozco) y extenderla bien por todo el rostro con las yemas de los dedos, masajeando con firmeza. A continuación, retirarás todo el producto con una muselina (una tela fina de algodón, seda, bambú o lana), humedeciéndola con agua templada y deslizándola con cuidado por la cara para retirar toda la cantidad posible de producto. 

Para hacer la segunda limpieza tendrás que aplicar un poco más de agua tibia sobre el rostro, ya que requiere que éste esté bien humedecido. Seguidamente, toma en las manos la cantidad necesaria de jabón o gel (te recomiendo ir probando a disminuir la cantidad progresivamente hasta dar con la realmente necesaria) y masajeando todo el rostro con las yemas de los dedos para que se extienda bien. Una vez hayas terminado no tienes más que retirar todo el producto con agua templada y ya habrás terminado. Llegado a este punto deberás retirar el exceso de agua. Yo siempre lo hago con una toalla, pero hay quienes prefieren hacerlo simplemente con las manos para mantener la piel húmeda durante el resto de la rutina. De momento no he probado esa técnica, pero quiero experimentar un poco con ella para así ver qué me da mejor resultado. En cualquier caso, no es necesario secar la piel en profundidad y, si decides secarte con toalla, debes hacerlo con suaves toquecitos, no arrastrándola por la piel (ya que eso es mucho más agresivo).

 

  • Tónico.

Como recordarás de anteriores posts, el tónico es el primer producto de nuestra rutina de belleza que dejamos que nuestra piel absorba, por lo que es fundamental. Con él consigues retirar los posibles excesos de limpiador que hayan quedado en la piel y, además, mantener bien equilibrado el pH de la piel. 

En muchos productos encontrarás indicado que es mejor aplicar el tónico con un disco de algodón, pero yo hace tiempo que dejé de usarlo así y estoy encantado con los resultados. Un día, una comercial de Kiehl’s me recomendó probar a aplicar directamente el tónico con las manos y me aporta un resultado mucho más eficaz. Os voy a contar el mismo símil que me dijo ella, ya que es muy claro: al aplicar el tónico con un disco de algodón sucede lo mismo que al usar una bayeta nueva, el disco absorbe el tónico pero no extiende el producto; sin embargo, al aplicar el tónico directamente con las manos la piel lo absorbe correctamente y no estamos arrastrando un algodón reseco por la cara. Mi consejo es que al menos le deis una oportunidad al truco, no tenéis nada que perder. Así, yo aplico el tónico cogiendo una pequeña cantidad en la palma de la mano y extendiéndolo suavemente mientras masajeo la cara. Al finalizar intento dar suaves (SUAVES) golpecitos para que se absorba mejor, aunque reconozco que a veces se me olvida. Ya que el tónico suele tener una textura muy acuosa conviene esperar un minuto a que se absorba bien (yo aprovecho ese tiempo para ir preparando el resto de productos y así no perder tiempo, que siempre voy con prisas).

 

  • Sérum.

En general podemos dividir los sérums en cuatro categorías. Dos de ellas serían en base a la naturaleza de su composición, que puede ser de base acuosa (cuando el agua es el ingrediente principal) o de base oleosa (cuando el aceite es el ingrediente principal). Por otra parte, podemos dividir los sérums en función de su textura entre aquellos que son más cremosos y aquellos que son más líquidos.

Normalmente, los sérums más cremosos vienen en envases con aplicador tipo pump, de esos que hay que pulsar para extraer el producto. En mi experiencia con ellos, este tipo de envases suelen estar mal planteados, ya que normalmente al pulsar por completo se obtiene demasiada cantidad de producto, por lo que tienes que andar con cuidado para no desperdiciarlo (ni aplicar una cantidad excesiva, algo que tampoco es positivo). 

Por su parte, los sérums más líquidos suelen comercializarse en envases con aplicador de gotero, lo que hace mucho más sencillo conseguir la cantidad exacta que necesitamos. Como norma general, dos o tres gotas de producto suelen ser más que suficientes, pero siempre hay excepciones.

Es habitual que las marcas indiquen en los envases de los sérums que éstos han de ser aplicados directamente sobre el rostro, aunque yo encuentro que en la mayor parte de casos es muy complicado. Si tienes la maña suficiente te recomiendo hacerlo así para aprovechar al máximo el producto, pero si eres torpe como yo puedes aplicar en la palma de la mano la cantidad que necesites y extenderla muy bien por toda la cara ayudándote con las yemas de los dedos. Los sérums suelen ser muy ligeros, por lo que normalmente se absorben rápidamente.

 

  • Booster.

Ya sabéis que los boosters son productos pensados para aportar a nuestra piel una dosis extra de nutrición que otros productos no le dan. Por lo general, suelen tener una textura más bien líquida, aunque algunos pueden ser más parecidos a una crema muy ligera. La mayor parte de los que yo he probado vienen en envases de vidrio con aplicador de tipo gotero, pero también los hay en envases parecidos a los de las cremas (de los de apretar, vaya). 

Los boosters se aplican de forma muy parecida a los sérums. Normalmente dos gotas te aportan la cantidad necesaria, pero tendrás que ir probando por tu cuenta para dar con lo que mejor te convenga. Yo siempre cojo dos gotas, salvo contadas excepciones, y las aplico con el gotero sobre la palma de la mano. Normalmente junto las palmas de las dos manos para facilitar la aplicación y extiendo el producto masajeando con firmeza por todo el rostro con las mismas palmas, intentando que se absorba bien y que no se desperdicie nada. Si veo que ha quedado producto en las manos a veces vuelvo a intentar extenderlo o ya lo aplico directamente con la hidratante. Una vez aplicados por todo el rostro, intento darles unos segundos para que se absorban bien antes de continuar con la rutina.

 

  • Mascarilla.

De forma semejante a los boosters, las mascarillas nos ayudan a cuidar mejor de nuestra piel ayudando a que ésta se mantenga más limpia o hidratada (dependiendo de cada producto concreto). Podemos diferenciar entre dos tipos básicos de mascarillas: las sheet masks (mascarillas de papel de un solo uso, actualmente de gran popularidad con el auge de la cosmética coreana) y las mascarillas de textura cremosa.

La aplicación de las sheet masks es sencilla, tan sólo tienes que colocarlas bien en la piel, asegurándote de que cubran toda la superficie posible (para que sus principios activos se puedan absorber bien) y dejarlas reposar durante el tiempo que indique el envase, normalmente unos quince minutos.

Para aplicar las mascarillas de textura más cremosa debemos tomar la cantidad necesaria para que quede una capa uniforme sobre nuestra piel (sin que sea demasiado gruesa, para no desperdiciar producto). Lo ideal es usar una espátula de silicona (algunas marcas ya las venden) o de plástico, ya que así no tendrás que meter los dedos y todo el proceso resulta mucho más limpio e higiénico. A continuación tendrás que dejar que la mascarilla repose durante el tiempo que indique el envase (suelen ser unos diez o quince minutos) y, para finalizar, aclararla con abundante agua tibia. En ocasiones, éstas mascarillas están hechas para secarse sobre la piel (especialmente las mascarillas que se usan para limpiar la piel en profundidad), en ese caso, deberás tirar de ella con suavidad y retirar toda la cantidad posible antes de aclarar con agua.

Quiero hacer mención a un tipo especial de mascarillas que últimamente están muy de moda, son las mascarillas nocturnas (o sleep masks, en inglés). La idea principal consiste en aplicarlas al finalizar tu rutina de belleza nocturna (después de la hidratante) y dejarlas reposar sobre la piel durante toda la noche, mientras duermes. De esta forma, la piel absorbe poco a poco sus nutrientes y por la mañana no tienes más que retirar el exceso de producto al lavarte la cara normalmente.

 

  • Hidratante.

Todos sabemos cómo debemos aplicar la hidratante (o eso pensamos). Por si acaso, conviene recordar de vez en cuando las cosas más básicas, que nunca está de más repasar un poquito. Por lo general, las hidratantes vienen en envases de los que tenemos que apretar para extraer el producto, aunque también hay muchas en el mercado en envases con tapa a rosca para que elijas la cantidad que quieres. En ambos casos, a mí suele bastarme con coger la cantidad equivalente a un guisante (me gusta aplicarla directamente con las yemas de los dedos, masajeando bien el rostro). Para las cremas con tapa a rosca también podéis usar una pequeña espátula de plástico o silicona como las que mencionaba antes para así usarlas de forma más higiénica. Seguidamente sólo tendrás que dejar que la crema se vaya absorbiendo, a mí me gusta darle un par de minutos para asegurarme de que penetra bien en la piel.

 

  • Contorno de ojos.

En posts como este y este os hablé de contornos de ojos de tipo roll-on. Éstos se caracterizan por tener un aplicador con una pequeña bolita de metal que facilita extender el producto al mismo tiempo que refresca la zona para revitalizarla.

También he probado otros contornos de ojos (como este de The Ordinary) que se aplican con gotero para facilitar la selección de la cantidad de producto. En general, con una gotita de producto debajo de cada ojo tendrás una cantidad más que suficiente.

En cualquier caso, para aplicar el contorno de ojos debemos centrarnos en el hueso bajo el párpado inferior. Tenemos que extender el producto con las yemas de los dedos desde la parte interna hacia la externa de la zona dando suaves golpecitos para asegurarnos de que penetra bien (y así reducir las ojeras y las bolsas, mejorando notablemente nuestro aspecto).

 

  • Crema solar.

Quiero aprovechar para recordaros que usar crema solar a diario es fundamental. Es la parte más importante de tu rutina de belleza, así que no dejes de usarla ni un solo día (aunque esté más nublado que Londres en noviembre). La crema solar es el último paso de todas tus rutinas de mañana, siempre. No lo olvides nunca. Para aplicarla no necesitarás una cantidad mayor que un guisante. Yo la tomo directamente del envase en la yema de los dedos y la extiendo bien por todo el rostro (fijándome en que no deje efecto máscara) para que se absorba perfectamente. Una vez la hayas extendido ya habrás terminado tu rutina y estarás listo para salir. Fácil, ¿no?

 

 

Ya ves que éste ha sido un post bastante extenso sobre cómo usar correctamente los productos de cosmética. Espero que hayas podido aprender (o recordar) cosas que puedas aplicar a diario a tus rutinas de belleza. Ya sabes que si tienes cualquier duda no tienes más que dejarme un comentario y te responderé lo antes posible.

 

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres seguir aprendiendo sobre belleza, cosmética y cuidado de la piel? Entonces te interesará leer estos:

 

Recuerda seguirme en Facebook y en Instagram para permanecer al tanto de todas las novedades.

21 Comentarios

  1. Almudena

    Muchas gracias Ignacio! Me ha encantado el post y me ha sorprendido mucho lo del tónico, prometo probarlo!

    P.D: Canal de Youtube ya!

    • The Moisturizer

      Muchísimas gracias a ti Almudena! 🖤
      Ya me contarás qué te parece usar el tónico así, yo noté una mejoría increíble.
      El canal de YouTube dejémoslo para un futuro indeterminado jajaja

      Un saludo! 🖤

  2. Patri (Patrueka)

    Muy buenas!!
    Q interesante y qué completo!! Me tengo q poner al día con los post que la verdad explicas muy bien las rutinas, como se aplican, cantidades…
    La verdad es q engancha a seguir leyendo …..buen trabajo!
    Ah y lo del tónico de aplicarlo con las manos…lo haré a partir de mañana q además ahorras producto.
    Un besote!

    • The Moisturizer

      Hola Patri!
      Muchas gracias! Me alegro mucho de que te esté gustando el blog 🖤
      Sí que es todo un descubrimiento aplicar el tónico directamente con las manos, yo estoy encantado desde que lo descubrí. Otro truco para aplicar el tónico es cambiarlo a un envase tipo spray, a modo de bruma, ya me dirás si lo pruebas.
      Un saludo! 🖤

  3. Pingback: REVIEW: Lush Aqua Marina – The Moisturizer

  4. Pingback: REVIEW: L’Oreal Men Expert Hydra Energetic – The Moisturizer

  5. Pingback: REVIEW: Babaria Sérum Acción Total 7 Efectos – The Moisturizer

  6. Pingback: Rutina de belleza: qué es y por qué la necesitas – The Moisturizer

  7. Pingback: REVIEW: DETOX Skinfood Face Scrub – The Moisturizer

  8. Pingback: REVIEW: The Ordinary Caffeine Solution 5% + ECGC – The Moisturizer

  9. Pingback: COMPARATIVA: Los mejores boosters por menos de 10€ – The Moisturizer

  10. Pingback: 3 cosas que deberías saber sobre tu piel – The Moisturizer

  11. Pingback: Tip #2: Usa siempre, siempre, siempre SPF – The Moisturizer

  12. Pingback: Tip #3: Respeta tus rutinas: mañana y noche – The Moisturizer

  13. Pingback: Tip #4: Cuida tu piel hoy y lucirá mejor mañana – The Moisturizer

  14. Pingback: Tip #8: Cuídate por dentro, te verás mejor por fuera – The Moisturizer

  15. Pingback: REVIEW: I’m From Volcanic Mask – The Moisturizer

  16. Pingback: Rutina de noche para pieles grasas – The Moisturizer

  17. Pingback: Cómo limpiarte bien la cara – The Moisturizer

  18. Pingback: REVIEW: Pixi Glow Tonic – The Moisturizer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.