Menú Cerrar

Rutina de belleza: qué es y por qué la necesitas

Cabecera The Moisturizer - Rutina de belleza: qué es y por qué la necesitas.

¡Hola! ¿Qué tal? Hoy os traigo un post que llevo bastante tiempo queriendo hacer y con el que inauguro esta sección de Sabías que… Como podéis ver en mis demás publicaciones, suelo hacer mucho énfasis en la importancia de tener buenas rutinas de belleza que nos permitan cuidar nuestra piel como se merece. Y antes de entrar en más detalle, como sé que es posible que te preguntes: ¿pero realmente necesito una rutina de belleza? Sí. O que pienses: si no tengo ningún problema de la piel, ¿para qué quiero una rutina de belleza? Pues para evitar tener esos problemas más adelante. 

Con este post quiero cubrir una serie de puntos básicos que creo que siempre viene bien tener en mente (y refrescar, por supuesto). Al fin y al cabo, aunque lleves años esforzándote por cuidar bien tu piel y cumpliendo rigurosamente con tu rutina, eso no significa que no te pueda interesar recordar por qué es importante cada paso. Además, para quienes ahora queráis aprender un poco más sobre el tema, os vendrá bien para entender mejor a vuestra piel y sus necesidades. 

 

En este post vamos a ver:

1. ¿Qué es una rutina de belleza?

2. ¿Por qué necesitas una rutina de belleza?

3. ¿En qué consiste una rutina de belleza?

4. Pasos básicos de toda rutina de belleza.

 

 

1. ¿QUÉ ES UNA RUTINA DE BELLEZA?

Estamos ya muy acostumbrados a leer esta expresión, tanto que a veces se nos olvida pararnos a pensar qué es exactamente una rutina de belleza. La respuesta puede parecer sencilla, pero tiene bastante miga. Podríamos definirlo como el conjunto de cuidados de la piel que efectuamos en un orden concreto para mantener nuestro rostro limpio, hidratado y cuidado. 

Una buena rutina es el mejor truco de belleza, es la clave para retrasar al máximo posible la visibilidad de los signos de la edad. Todos queremos tener un aspecto joven, mantener la piel que teníamos con 20 años hasta los 60, pero a veces se nos olvida que para conseguir eso hay que hacer un pequeño esfuerzo. Seguro que ya lo has leído infinidad de veces, pero no me voy a quedar tranquilo si no te insisto en este post en que mientras antes empieces a usar una buena rutina de cuidado de la piel antes se verán los resultados.

Por supuesto, el aspecto no lo es todo, una rutina te aporta mucho más que una imagen radiante y joven. Si respetas tus rutinas de belleza lograrás algo más, lograrás ganar en salud. Estamos tan acostumbrados a pensar en nuestra piel y nuestro rostro como parte de nuestra imagen que olvidamos que la piel es un órgano más de nuestro cuerpo (el más grande, de hecho). A veces no nos damos cuenta, pero nuestra piel se enfrenta constantemente al sol, el frío, la contaminación y otros mil elementos que la dañan y desgastan. El uso de una buena rutina de limpieza e hidratación nos permite protegernos  mejor de todos esos daños, que no es poco.

Leyendo este blog leerás muchos trucos y consejos de belleza, pero para mí éste es uno de los más importantes. Una de las claves para tener un aspecto radiante y una piel  bien cuidada es darle diariamente todo lo que pueda necesitar. Sí, diariamente. Y sí, mañana y noche. 

Quiero terminar este punto con algo clave: no basta con limitarnos a lavar e hidratar nuestra cara una vez al día, es insuficiente. Por una parte, como he comentado ya, hay que tener una rutina de mañana y una de noche. Por la mañana prepararemos nuestra piel para todo aquello a lo que se tenga que enfrentar durante el día. Por la noche ayudaremos a nuestra piel a recuperar el equilibrio después de todos los daños a los que se haya enfrentado y la nutriremos para que descanse bien durante la noche. Además, una rutina es mucho más que jabón y crema hidratante, como veremos más adelante, para que una rutina de belleza sea eficaz habrá que hacer varios pasos, cada uno nos aporta algo especial. Pero antes de entrar en detalle sobre cómo debe ser tu rutina vamos a ver por qué es tan importante para ti.

 

 

2. ¿POR QUÉ NECESITAS UNA RUTINA DE BELLEZA?

Una rutina de belleza es fundamental porque permite que nuestra epidermis (la capa más exterior de la piel) permanezca sana y equilibrada. No quiero entrar en demasiado detalle en esta materia, en primer lugar porque podría escribir párrafos y más párrafos y en segundo lugar porque no quiero aburriros desviándome del tema. La capa más externa de la epidermis, el estrato córneo, es aquella que nos protege en primer lugar de los agentes externos, y lo conforman una serie de células muertas rellenas de lípidos (grasas), la película hidrolipídica (una combinación de agua y lípidos) y el manto ácido (que aporta a la piel su pH ligeramente ácido para favorecer la presencia de microorganismos beneficiosos e impedir la de microorganismos perjudiciales). Así, con una buena rutina de belleza permitiremos que la piel mantenga su hidratación al tiempo que evitaremos los daños que puedan ocasionarnos los distintos agentes externos.

Un aspecto importante y que a veces nos hace no cumplir con nuestras rutinas de belleza es el tiempo. Yo soy muy vago, lo reconozco. A veces me da una pereza horrorosa lavarme la cara, especialmente de noche o cuando hace mucho frío, pero no por ello dejo de ser riguroso. Hay que cumplir siempre con nuestras rutinas de belleza. En serio, siempre. Que sí, que siempre, que no valen las excusas. A mí no me lleva más de cinco o diez minutos (en función de los pasos que haga), y en esos cinco minutos podemos hacer mucho por nuestra piel. Si lo piensas no es tanto, ¿verdad? La próxima vez que te de pereza lavarte la cara ya sabes, piensa que en sólo cinco minutos puedes ayudar a tu piel a permanecer saludable, cuidada, joven y radiante.

En este momento quiero hacer énfasis en un punto muy importante y que, pese a ser muy básico, tendemos a olvidar: la piel de cada uno es diferente. Tus necesidades y las mías son distintas, por lo que las rutinas que yo use puede que no te resulten útiles a ti. Tendrás que ir aprendiendo poco a poco qué productos te resultan más útiles y cuáles te dan mejor resultado.

 

 

3. ¿EN QUÉ CONSISTE UNA RUTINA DE BELLEZA?

Ya hemos visto que una rutina de belleza es fundamental para cuidar de nuestra piel. Sin embargo, es necesario comprender cuáles son sus objetivos principales para así entender la importancia que tiene cada uno de sus pasos. Con toda rutina de belleza vamos a buscar aportarle cuatro beneficios a nuestra piel: limpieza, tonificación, nutrición e hidratación. Si descuidamos alguno de esos aspectos estaremos descuidando nuestra piel y no conseguiremos el resultado más eficaz.

Como os he comentado en otras ocasiones, la limpieza facial diaria es imprescindible. Con ella retiramos los restos de piel muerta, los excesos de aceite y las partículas que durante todo el día (o la noche) se han depositado sobre nuestro rostro. ¿Y qué pasa si no te lavas la cara a diario rigurosamente? Pues poco a poco tus poros se irán obstruyendo con todas esas partículas, desequilibrando el pH de la piel y facilitando la deshidratación y los daños que puedan causar los microorganismos perjudiciales. Esto sólo puede derivar en dos cosas: una piel menos sana y un aspecto más envejecido.

La tonificación también es indispensable. Con ella ayudamos a retirar los restos de jabón que hayan podido quedar sobre el rostro y tratamos de restablecer el equilibrio en el pH de la piel. Ya hablamos de la importancia que tiene el pH para tener la piel hidratada y saludable.

Muchos tratamientos de belleza hacen énfasis en hidratar y nutrir la piel, aunque obvian la importancia de los aspectos que ya he mencionado (la limpieza y la tonificación). La nutrición y la hidratación van de la mano, pero conviene analizarlas por separado. Hay productos (como los boosters) que aportan a nuestra piel un extra de nutrientes que los otros productos no son capaces de darnos, entre estos nutrientes encontramos los retinoides, los péptidos y las vitaminas, entre otros. Estos elementos tienen propiedades matificantes, iluminadoras, antioxidantes, antiedad, etc. que no podemos conseguir de manera tan efectiva con otros productos. 

Los productos hidratantes funcionan de dos formas que pueden entenderse como muy parecidas, pero que son muy distintas en su resultado. Por una parte, podemos encontrar productos que ayuden a retener la hidratación natural de la piel, evitando la pérdida de agua. Por otra, hay productos que se centran en absorber la hidratación ambiental para que ésta se incorpore a nuestra piel y así mantenerla elástica, firme y joven.

A todo esto hay que darle una vuelta de tuerca más: tu rutina de día y de noche no deben ser iguales. ¿Por qué? Porque tu piel tiene necesidades diferentes al principio y al final del día, igual que tú. Las rutinas de belleza de mañana debemos enfocarlas a mantener la piel libre de excesos de aceites, hidratada y bien protegida durante todo el día, ya que se enfrentará al frío (o el calor), la radiación del sol, la contaminación y a todos los demás agentes que la pueden dañar. Además, tu rutina de mañana siempre (SIEMPRE) debe incluir un protector solar. Por su parte, las rutinas de noche tienen como función principal limpiar en profundidad la piel de todos los elementos que han quedado depositados sobre ella durante el día, nutrirla con aquellos alimentos que necesita absorber durante la noche para mantener un aspecto joven y saludable, e hidratarla en profundidad.

 

 

4. PASOS BÁSICOS DE TODA RUTINA DE BELLEZA.

A estas alturas ya debes tener clara la importancia de tus rutinas de belleza y lo que te aporta cumplir con ellas a diario. Para ser eficaces, todas las rutinas deben tener un mínimo de pasos, aunque siempre se pueden ampliar con otros productos (de hecho, las rutinas de belleza coreanas incorporan hasta 10 pasos). ¿Quieres saber cuáles son los pasos mínimos que tiene que tener tu rutina? ¡Vamos allá!

 

  • Limpiador:

Ya hemos visto que es la limpieza facial diaria es imprescindible para retirar los excesos de aceite (especialmente quienes tengáis la piel grasa, como yo), las pieles muertas y las partículas que se depositan sobre nuestra piel y obstruyen los poros. Encontrar un limpiador que se ajuste a tus necesidades te dará un resultado fantástico, sin dejar tu piel tirante o deshidratada. No debemos abusar con los limpiadores (especialmente si son exfoliantes), ya que pueden terminar por desequilibrar nuestra epidermis de forma que la piel se engrase excesivamente o reaccione negativamente. 

Es posible que hayáis leído en algunos posts mencionar la doble limpieza. Yo no la practico habitualmente, pero no está de más hablar de ella. Ésta consiste en aplicar primero un limpiador de base más grasa (como son las leches, aceites y mantecas) para retirar el protector solar, las partículas depositadas sobre la piel y los excesos de aceite y, a continuación, aplicar un limpiador de base acuosa (como son los jabones y geles) para retirar el sudor y los restos del primer limpiador. En principio, la idea detrás de la doble limpieza es conseguir un resultado más eficaz y una limpieza más profunda, más ajustada a nuestras necesidades.

 

  • Tónico:

He dudado si poner la obviedad, pero no me he podido resistir a escribir la frase más tonta del año: el tónico tonifica (já!). Retomando un poco la cordura, la importancia del tónico está en que permite retirar los posibles restos de limpiador que hayan quedado sobre nuestra piel al tiempo que facilita el restablecimiento del pH de la piel después de desequilibrarlo durante todo el día (y con la limpieza). Hay que tener en cuenta que el tónico es el primer producto de nuestra rutina que nuestra piel absorberá, preparándola para los siguientes productos de la rutina, así que imaginaos lo importante que es. Un truco de belleza que os puede interesar: tratad de evitar los tónicos que incorporen alcohol entre sus ingredientes, ya que éste reseca excesivamente la piel.

 

  • Sérum:

El sérum es el primer producto con propiedades nutritivas que vamos a aplicar en nuestra rutina de cuidado de la piel. Mucha gente piensa que es lo mismo que una hidratante o incluso que uno puede sustituir al otro, pero nada más lejos de la realidad. El sérum se caracteriza por ser un producto más ligero que la hidratante, por lo que puede llegar a las capas más profundas de la piel de forma más rápida y eficaz. Es por eso que algunos sérums incorporan moléculas con propiedades especiales, convirtiéndolos en auténticos tratamientos de belleza antiedad. Ya ves que es fundamental, por eso debes buscar un buen sérum que se ajuste a tus necesidades (por suerte en el mercado hay miles), así que intenta buscar uno que te aporte lo que buscas, ya sean propiedades antioxidantes, antiedad, iluminadoras, etc. 

Me habrás leído hablar de sérums de base acuosa u oleosa. Esta diferencia es importante, ya que permite establecer composiciones distintas. Yo prefiero usar sérums de base acuosa ya que mi piel, con tendencia más aceitosa, se engrasa con mucha facilidad si uso los de base oleosa. 

 

  • Boosters:

Quienes me leáis con frecuencia ya sabréis que los boosters son, para mí, una de las partes fundamentales de las rutinas de belleza. Estos tratamientos específicos de belleza se pueden incorporar a tu rutina habitual para darte un extra de nutrición que otros productos nunca podrán aportarte. Hay infinidad de boosters, unos más útiles que otros y unos con propiedades más contrastadas que otros. En este caso a mí me gusta ceñirme a lo que conozco mejor y que creo que puede ser más eficaz. Nunca está de más darle a tu piel una dosis adicional de vitaminas, péptidos, retinoles (cuidado con ellos quienes tengáis la piel más sensible) y así conseguir un aspecto más joven y saludable. Eso sí, mirad bien qué productos utilizáis para evitar posibles reacciones adversas de vuestra piel. Además, es importante tener en cuenta que algunos productos no deben usarse por el día o en combinación con otros, por lo que conviene estudiar bien los boosters que usamos para conseguir el mejor resultado.

 

  • Hidratante:

Curiosamente, éste es el paso con el que más gente cumple. Parece que todos tenemos interiorizado que usar hidratante es necesario. Pero sin embargo ya hemos visto que aplicar la hidratante sin haber cumplido con el resto de la rutina de belleza es prácticamente inútil. Hidratar una piel que no está limpia no tiene sentido. Con esto no quiero quitar importancia a usar una buena hidratante a diario, ya que nos va a permitir mantener el agua en las capas más profundas de nuestra piel y el equilibrio en la barrera hidrolipídica (de la que ya hablamos antes, ¿recuerdas?). Cuando uses una hidratante debes fijarte en si está pensada para usarla por el día o por la noche, ya que sus propiedades son distintas. Normalmente las cremas de día son más ligeras y suaves y pueden incorporar protección solar. Las cremas de noche, por su parte, suelen ser más densas y espesas y suelen aportar nutrientes que nuestra piel puede absorber mientras dormimos.

 

  • Contorno de ojos:

Los ojos son el espejo del alma. No pensarías que me iba a quedar sin decir la parida, ¿no? Aunque es un cliché más típico que el rey mago con la cara pintada, sí que es cierto que con un buen contorno de ojos podemos darle a nuestra mirada un aspecto mucho más joven, activo y despierto que si no lo utilizamos. La genética tiene mucho que ver con las ojeras y bolsas, pero usando con frecuencia el producto adecuado podemos reducir su visibilidad y así parecer menos cansados. Seguro que consigues encontrar un contorno de ojos que se adecúe a lo que buscas. Los que tienen aplicador tipo roll-on (como este y este) suelen aportar, además, un buen efecto refrescante que te da un resultado instantáneo para relajar y descongestionar la zona. ¿Quieres un buen consejo de belleza? Consérvalos en la nevera para un resultado aún más eficaz.

 

  • Protector solar:

Cada vez se ven más cremas hidratantes de día que intentan destacar que incorporan protección solar en su composición. Sin embargo, la proporción suele ser tan baja que es claramente insuficiente. Es necesario (NECESARIO) usar protector solar a diario para proteger nuestro rostro de la radiación. Puedo darte mil trucos y consejos de belleza, pero ninguno será tan importante como usar protector solar con un SPF mínimo de 30 todos los días. Si quieres cuidar tu piel y mantenerla joven, el protector solar es tu aliado. Además, dado que cada año aumentan más los casos de melanoma, te harás un favor enorme si lo incorporas a tu día a día. El protector solar no tiene por qué ser denso, espeso y graso como los que usamos habitualmente en la playa, en el mercado hay muchísimos que pueden darte un buen resultado, así que busca bien hasta dar con el tuyo.

 

 

He intentado que este post sea un análisis exhaustivo sobre la importancia de las rutinas.  Ahora ya sabes por qué es importante tener una buena rutina de belleza y cómo debe ser para darte el mejor resultado posible. En cualquier caso, si tienes cualquier duda o quieres que te ayude con tu rutina de cuidado de la piel no dudes en dejarme un comentario y te responderé inmediatamente. Próximamente subiré nuevos posts a esta categoría, ¡permanece atento!

 

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres seguir aprendiendo trucos y consejos sobre belleza, cosmética y cuidado de la piel? Entonces te interesará leer estos dos:

 

Recuerda que puedes seguirme en Facebook y en Instagram para mantenerte al tanto de todas las novedades.

30 Comentarios

  1. Pingback: COMPARATIVA: Los mejores boosters por menos de 10€ – The Moisturizer

  2. Almudena

    Hola, este post me ha servido bastante porque yo no realizó ningún tipo de rutina de belleza y me he dado cuenta de que la juventud no es eterna (jajaja), así que quiero hacerte una petición y es que, por favor, hicieras un post sobre cómo aplicar la crema hidratante y el serum. Mil gracias!

    • The Moisturizer

      Hola Almudena!
      Me encanta saber que te ha gustado el post y que sigues el blog 🖤
      Precisamente esta semana voy a compartir un post sobre ese mismo tema, así que permanece atenta y seguro que encuentras algún truquillo que te sirva 😉

      Un saludo!!

  3. Pingback: REVIEW: Revolution Skincare Stabilised Active Collagen – The Moisturizer

  4. Pingback: Cómo usar correctamente los productos de cosmética – The Moisturizer

  5. Pingback: 3 cosas que deberías saber sobre tu piel – The Moisturizer

  6. Pingback: COMPARATIVA: Bálsamos labiales – The Moisturizer

  7. Pingback: REVIEW: Bulldog Crema Hidratante Original – The Moisturizer

  8. Pingback: REVIEW: Delia Serum Anti-Wrinkle Treatment – The Moisturizer

  9. Pingback: Rutina de mañana: Aqua Marina, Agua Micelar, Acción Total, Facial Fuel, Valisol – The Moisturizer

  10. Pingback: REVIEW: Kiehl’s Body Fuel – The Moisturizer

  11. Pingback: REVIEW: Laiseven Amor Besos y Sal – The Moisturizer

  12. Pingback: Rutina de fin de semana: Body Fuel, Activated Carbon, L’Homme, Hyaluronic Acid 2% + B5, EUK 134 0.1%, Facial Fuel – The Moisturizer

  13. Pingback: Cómo leer las etiquetas de los productos de cosmética – The Moisturizer

  14. Pingback: Tip #1: Recuerda: limpiador, tónico, sérum, hidratante – The Moisturizer

  15. Pingback: Tip #2: Usa siempre, siempre, siempre SPF – The Moisturizer

  16. Pingback: Tip #3: Respeta tus rutinas: mañana y noche – The Moisturizer

  17. Pingback: Tip #4: Cuida tu piel hoy y lucirá mejor mañana – The Moisturizer

  18. Pingback: Tip #5: Los hombres también merecemos una cara bonita – The Moisturizer

  19. Pingback: Tip #6: Evita el estrés. Siempre – The Moisturizer

  20. Pingback: Tip #7: DUERME – The Moisturizer

  21. Pingback: Tip #10: – Alcohol = + Belleza – The Moisturizer

  22. Pingback: ¿Dónde comprar cosmética coreana? – The Moisturizer

  23. Pingback: Rutina de noche para reducir las arrugas – The Moisturizer

  24. Pingback: REVIEW: I’m From Volcanic Mask – The Moisturizer

  25. Pingback: REVIEW: Natura Siberica Caviar de Russie Age-Delay Face Lotion – The Moisturizer

  26. Pingback: Cómo limpiarte bien la cara – The Moisturizer

  27. Pingback: SORTEO: Mankind Intergalactic Grooming Box – The Moisturizer

  28. Pingback: Review: Pixi Glow Tonic – The Moisturizer

  29. Pingback: REVIEW: Pixi Glow Tonic – The Moisturizer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.